•  |
  •  |
  • END

Carlos Chávez, vigilante de la empresa privada de seguridad C y B, considera que es mejor trabajar como guarda de seguridad que como policía, ya que se obtiene un mejor salario, se trabaja menos, pero reconoció que ambos corren los mismos riesgos.

“Económicamente es un poco mejor, porque la Policía tiene un régimen económico estándar que no supera el mínimo de 3 a 4 mil córdobas, mientras que los guardas de seguridad tienden a subir hasta 5 ó 6 mil córdobas al mes. La Policía trabaja un poco más con la situación delictiva que hay, mientras que los guardas de seguridad están más fijos”, razonó Chávez.

En nuestro país hay unos 13 mil 500 guardas de seguridad privados, mientras que la Policía cuenta actualmente con 11 mil policías. Teniendo en cuenta esa diferencia, las autoridades policiales pretenden articular esfuerzos con las empresas privadas de vigilancia, para mejorar la seguridad ciudadana.

Coordinar esfuerzos

“Al articular hablamos del apoyo de las empresas de seguridad en dos líneas; en la parte preventiva y en la reactiva. La primera es desde el punto de vista de información y toda su tecnología electrónica. La segunda se refiere a cuando el hecho ya ocurrió y que por lo menos (los guardas) sepan preservar el lugar del hecho”, explicó ayer el comisionado general Francisco Díaz, jefe de Seguridad Pública de la Policía Nacional, durante la inauguración de la Primera Expo Feria Internacional de Seguridad Privada.

Alberto Castillo, Presidente de la Asociación de Empresas de Seguridad Privada de Nicaragua, señaló que los empresarios han orientado a los guardas a prevenir el delito en los puntos que resguardan y que colaboren con las autoridades policiales proporcionando los beneficios de los aparatos tecnológicos.

“Cuando las economías se van desarrollando, las poblaciones van teniendo más demanda de seguridad. Si tenés una farmacia o un restaurante, la Policía no está obligada a ir a ponerte a un efectivo allí las 24 horas del día para proteger tu negocio y lógicamente vos tenés que contratar servicios de seguridad privada”, justificó Castillo la presencia del mayor número de guardas privados que policías.