Lésber Quintero
  •  |
  •  |
  • END

Las pretensiones de Albanisa, de quedarse con la franja costera de Playa Amarillo, con apoyo de intermediarios de la Procuraduría General de la República, son según una fuente de esta última institución, lo que está alterando los ánimos de los pobladores, al punto de sacar a luz una lista de cuatro personas a las que “hay que matar despellejadas”, entre ellos el diputado suplente del Frente Sandinista por el departamento de Rivas, Ever Herrera.

La causa de la discordia es que una parte exige que los títulos sobre 30 manzanas de la zona costera se los den directamente a 670 personas, para que sean éstas quienes decidan a quién y en cuánto vender sus respectivos lotes.

Ésta fue la versión que brindó Sergio Baldelomar Narváez, tras denunciar que él es uno de los que está en la lista de los que hay que matar, junto a Herrera, Sixto Morales y Joaquín Céspedes, por oponerse a la venta con intermediarios.

En una carta que está en nuestro poder y que fue dirigida a la Secretaría Nacional del partido de gobierno por una parte de los pobladores que exigen la entrega de títulos, señalan que Albanisa pretende adquirir vía compra-venta las 71 manzanas de las codiciadas costas de Playa Amarillo.

Según Céspedes, fue a raíz de esta propuesta que los ánimos se caldearon y “el grupo comenzó a dividirse, ya que por desesperación, algunos pobladores que están siendo manipulados se han opuesto a que se les entregue su título de propiedad y piden que vendan y les paguen en efectivo”.

Las 30 manzanas que les han ofrecido a los 670 pobladores se localizan en la entrada a las costas y según una fuente de la Secretaría Nacional del FSLN, cada manzana está valorada en 150 mil dólares, por lo que toda el área podría ser ofertada a Albanisa en 5 millones de dólares y “por la jugosa ganancia que dejaría a intermediarios es que no se quiere titular los lotes a cada beneficiario, para que sean ellos quienes negocien con el comprador” destacó.

Policía documenta amenazas

Por su parte, el comisionado y segundo jefe de la policía de Rivas, Carlos Martínez, explicó a EL NUEVO DIARIO que se está investigando la amenaza de muerte que se hizo en contra del diputado Herrera y otras tres personas, y aseguró que garantizarán la seguridad en la zona para que la amenaza verbal no se concrete.

La seria advertencia en contra de Herrera ha generado un repudio generalizado de la militancia sandinista de Rivas, ya que éste, en su tiempo de secretario político departamental del partido, era quien apoyaba económicamente a la organización, debido a que en ese momento no estaban en el poder y además es amigo cercano del presidente Ortega.