•  |
  •  |
  • END

La Ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, afirmó ayer que ha causado preocupación en esta institución la aparición de tres personas violentamente ejecutadas y dejadas en el municipio de Cárdenas, mientras una fuente extraoficial aseguró que los sicarios entraron y salieron por el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino.

Morales dijo que se están haciendo todos los esfuerzos para resolver el crimen.

La Policía encontró los cuerpos sin vida de Wilfredo Barraza junto a los de José Ángel Varela y su hijo, del mismo nombre, con señas de violencia y ha informado que el crimen lo cometieron hondureños miembros del Cartelito del Palacio y que a la vez trabajan para el Cártel del Golfo de México, quienes vinieron a nuestro país a rescatar a cinco compatriotas que habían sido secuestrados por Barraza.

Pero un familiar de los secuestrados informó a EL NUEVO DIARIO que en la operación está vinculado un militar del Ejército Nacional, pero las autoridades han negado dicho señalamiento.

“Obviamente que causa preocupación, por eso es que la Policía Nacional está enfocada en la investigación de esos hechos criminales porque aquí no se han dado y no queremos que se instalen”, dijo Morales en el marco de la celebración del 31 aniversario de esta institución estatal.

Investigaciones estancadas

La Ministra no dio detalles sobre el ingreso y la salida de los sicarios y los rescatados, aunque la fuente que conversó con END señaló que entraron y salieron por el Aeropuerto Internacional de Managua. “Estamos en la investigación de todo eso, ahorita no puedo dar ningún dato porque es a la Policía a quien le compete dar la respuesta y dar la información”, indicó.

Pero la Policía tampoco ofreció información sobre la investigación por este caso y la comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, se limitó a decir que “no hay nada nuevo, cuando tengamos resultados nuevos les vamos a dar información”.

Policía desinformada

La jefa policial dijo desconocer si José Arturo Villarreyna Pineda, de 29 años, y Franklin William Mcfield Bennt, supuestos sicarios nicaragüenses detenidos en otros países, tienen antecedentes delictivos en nuestro país. Ayer Zavala sólo dijo que conoce lo que se ha publicado en los medios de comunicación.

Las autoridades mexicanas identificaron al nicaragüense Villarreyna Pineda como un presunto homicida que realizaba actividades de extorsión e informante al servicio del cártel del Golfo, mientras la prensa hondureña informó de la captura de la banda de Mcfield Bennt, alias “Buda”, y Miguel Ángel Villela, capturados en Colombia por narcotráfico, y vinculada con la masacre en la residencial Villa Real, de San Pedro Sula, en la que habría asesinado a seis jóvenes dentro de un vivienda.

La Ministra de Gobernación se limitó a decir que la información sobre las detenciones de los nicaragüenses la tiene la Dirección General Consular del Ministerio de Relaciones Exteriores.