•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

Por disentir de las políticas administrativas implementadas por el rector Róger Gurdián Víjil y mantener un liderazgo dentro del gremio médico, el doctor Rodolfo Peña García, fue destituido como Director del Centro de Investigación Demográfica en Salud, (CIDS), adscrito a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), por la aplanadora orteguista del Consejo Universitario, en sesión ordinaria del 12 de octubre del presente año.

La represalia en contra del médico, investigador y fundador del CIDS, se produjo días después que EL NUEVO DIARIO publicara un reportaje con declaraciones en el que el doctor Peña abiertamente expuso los problemas burocráticos y la inflexibilidad de la administración del rector Gurdián para propiciar la ejecución de proyectos científicos, así como de retener la cooperación externa.

El Consejo Universitario, compuesto por miembros afines al partido gobernante, designó como Director Interino del CIDS al actual Decano de la Facultad de Ciencias Medicas, doctor Armando Matute Moreno, mientras el Consejo Facultativo realiza nuevamente el proceso de elección, nombramiento y ratificación de las nuevas autoridades del Centro.

En la Universidad se percibe un clima de incertidumbre, inestabilidad laboral y represalias en contra de los trabajadores que se atreven a criticar la administración de Gurdián.

Para Róger Sánchez, Secretario General de la UNAN-León, el Consejo Universitario tenía la potestad para denegar la ratificación del nombramiento que en su momento hizo el Consejo de Facultad de Ciencias Médicas, y la medida adoptada cumple con todos los parámetros de ley que regulan a los Centros de Investigación dentro de la misma universidad.

El motivo de la destitución

En su reflexión sobre la actual situación de la gestión administrativa y la futura estabilidad y viabilidad del CIDS, el doctor Rodolfo Peña, ex Decano de la Facultad de Ciencias Medicas y ex candidato a rector en 2009 fue enfático en afirmar que la nueva gerencia en la universidad ha incluido una serie de procedimientos y regulaciones que no se ajustan a las realidades y al quehacer de los centros de investigación.

“Esta situación ha orillado a los centros en pocos meses a una potencial pérdida de su identidad o razón de ser; es así que a lo interno de la institución, hemos visto resurgir contradicciones como “servicios versus cooperación” o “consultores versus investigadores”, situaciones que ponen en dificultad nuestro papel de generadores de conocimientos para el desarrollo, para ser vistos como gestores de divisas”, afirma el documento.

Además, señala que el aparataje de la gestión administrativa del doctor Gurdián se ha burocratizado de forma alarmante, los que obstaculizan la buena marcha y el cumplimiento de los compromisos que los centros adquieren con los organismos internacionales que financian los proyectos.

Pero la justificación del Consejo Universitario para separar al doctor Peña del cargo en el CIDS, según Sánchez, es que desde hace un buen tiempo, desde los resultados de las elecciones como rector, el año anterior, se han venido presentando dificultades con el tema de coordinación entre el funcionamiento del Centro y la dirección superior.

“Fue movido de su cargo porque manifestaba autonomía dentro del Centro, razón que no le sustenta, de acuerdo con la Ley 89 de Autonomía de las instituciones de educación superior y su reforma; Ley 103, la política de creación y funcionamiento de los centros de investigación y postgrado”, refirió Sanchez.