Lésber Quintero
  •   RIVAS Y MASAYA  |
  •  |
  •  |
  • END

Un inesperado incendio arrasó con una camioneta Ford de seis cilindros en plena marcha, la que fue incautada en un quiebre de drogas y luego asignada a la juez del Juzgado de Adolescentes de Rivas, Digna Liseth Hernández Duarte, quien la tenía bajo su responsabilidad.

Dicha camioneta fue incautada durante un quiebre de droga denominado “Sapoá”, que ejecutaron la Policía Nacional y el Ejército el 26 de enero, en el puente del río del mismo nombre, que está sobre la carretera del municipio de Cárdenas y donde se incautó 68 kilos con 764 gramos de cocaína, 199 mil 820 dólares en efectivo, más un AK recortado, un revólver 38 y dos pistolas nueve milímetros.

La camioneta Ford le fue ocupada al ciudadano de Cárdenas, William Argueta Pérez, por estar, según la Policía, vinculado con el quiebre de drogas, por lo que fue arrestado y condenado en primera instancia, pero el caso está en apelación en el Tribunal de Apelaciones de Granada.

Mientras Argueta Pérez era enviado al Sistema Penitenciario de Granada, el sistema judicial asignó la camioneta a la juez Hernández Duarte, en sus acostumbradas distribuciones de bienes provenientes del narcotráfico, pero la Ford tuvo un fin trágico el 27 de septiembre, día en que se incendió en el kilómetro 24.5 de la carretera Managua-Masaya.

El caso es un total misterio para el sistema judicial de Rivas, donde infructuosamente se ha buscado la versión de la jueza y de la administración.

El incendio fue sofocado por miembros del cuerpo de Bomberos de Masaya, y según el oficial Luis Alberto Suazo, la camioneta era conducida por Eric José Brenes, secretario de la jueza Hernández Duarte y éste les manifestó que el vehículo redujo la velocidad de manera repentina y al detenerse comenzó a incendiarse.

Brenes a la vez manifestó que el vehículo lo llevaba a los talleres de la Corte Suprema de Justicia a darle mantenimiento, pero todo quedó en intenciones.