•   Tomado de La Nación Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, aseguró esta mañana que el envío de un contingente de policías a la frontera norte tienen un carácter preventivo y de vigilancia.

Chinchilla negó que esta labor pueda verse como una provocación a las autoridades nicaragüenses, en el conflicto por una supuesta intromisión de funcionarios de aquel país a territorio costarricense, durante el dragado del río San Juan.

"Queremos aclarar todo con seriedad y garantizarnos que los trabajos que hace Nicaragua con todo derecho en su territorio no tengan impacto negativo en el lado nuestro", declaró la mandataria al finalizar la presentación de un nuevo servicio médico de un hospital privado en Escazú.

Chinchilla descartó tener prevista conversación alguna con su homólogo Daniel Ortega. "A veces no conviene entorpecer los canales institucionales", contestó la presidenta ante preguntas de la prensa.

La gobernante se negó a dar más detalles e insistió en que todas las comunicaciones se dirigirán mediante la Cancillería.