Ingrid Duarte
  •   GRANADA  |
  •  |
  •  |

Unos 200 años de existencia habían cumplido dos hermosos árboles de Guanacaste hasta que recientemente el alcalde orteguista del municipio de Catarina, Ismael Sánchez, decidió cortar para construir una barrera de toros para las fiestas patronales, a realizarse entre el 16 y el 24 de noviembre.

Los árboles -que gozaban de la protección de los habitantes del sector de Jaboncillo- eran sobrevivientes de huracanes y sequías, pero sucumbieron cuando el edil consideró que no se podía perder la tradición de los catarinenses por falta de una plaza taurina. Para ello, dijo que solicitaron permiso a la delegación del Instituto Nacional Forestal, Inafor, de Masaya, cuyos funcionarios no vieron problema alguno.

“La decisión no fue sólo mía como alcalde, sino de todo un comité de fiestas patronales que también estuvo de acuerdo. La barrera será un patrimonio del municipio y ya no tendremos que andar prestando o alquilando, porque eso significa demasiados costos (16 mil córdobas). Además, con esta madera vamos a darle respuesta a la iglesia evangélica de Tempisque, iglesia católica de Pacaya y la iglesia evangélica de La Colonia que nos han pedido ayuda para poner puertas y ventanas”, justificó Sánchez.

Árboles enfermos
Javier Latino Rayo, director de la Unidad Ambiental de la Alcaldía, aclaró que actuaron sobre la base de la Ley de Aprovechamiento Forestal, ya que los árboles estaban “enfermos”.  “Nosotros más bien estamos reforestando dos hectáreas de bosque por año, priorizando las laderas de la Laguna de Apoyo; somos una alcaldía que promueve la conservación de los recursos naturales y no somos depredadores como dice una nota de prensa”, señaló.   

Sin embargo, en cuanto al rumor de la construcción del nuevo estadio de fútbol en las cercanías a Apoyo –que obviamente implicaría corte de árboles- dijeron que es un proyecto que todavía está en proceso de estudio. “Existen las coordinaciones con los gabinetes del Poder Ciudadano de Pacaya, de ellos nace este proyecto y ellos son los gestores: ellos deciden. Nosotros como municipalidad solamente vemos la viabilidad e impacto”. 

Por su parte, el periodista y ambientalista de Catarina, Álvaro Lenin Gutiérrez, expresó  su desacuerdo con las autoridades edilicias. “Cualquier daño que se le haga a nuestro entorno es un hecho lamentable, que además de afectar el clima, afecta económicamente a los habitantes que prestan servicios a los turistas que vienen atraídos por lo verde y natural de las zona”.

Agregó que: “La belleza paisajística de la Reserva Natural de la Laguna de Apoyo, la exposición y venta de plantas ornamentales y el agradable clima son los principales atractivos turísticos de este municipio promovido como un pueblo naturalmente vivo, que constituye el motor de la economía de la gran mayoría de sus  6 mil 500 habitantes”.