•   BARRA DEL COLORADO SUR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Costa Rica envió hoy por avión suministros a los policías con armamento de guerra que desplegó ayer en la frontera con Nicaragua, tras denunciar una violación de su soberanía por parte de Managua en el dragado del río San Juan.

Unos 150 policías con uniformes de camuflaje, cascos de guerra, fusiles M-16 y ametralladoras M-60, custodian por segundo día la calurosa zona limítrofe donde Nicaragua realiza el dragado del río San Juan desde el lunes, en una renovada tensión entre ambos países que comparten 300 kilómetros de frontera.

Costa Rica, que carece de ejército desde 1948, movilizó a efectivos de élite de la Policía a un delta próximo al Caribe cerca de donde el ex comandante guerrillero nicaragüense Edén Pastora dirige las faenas de dragado del río por encargo del presidente nicaragüense Daniel Ortega.

Lugareños pidieron refuerzo policial
"Este despliegue no lo habíamos visto nunca", señaló Carlos Martínez Méndez, un miembro del gobierno local, quien ha vivido sus 43 años en la zona. Afirmó que los lugareños no estaban extrañados con el despliegue de fuerzas, pues "la misma gente (de la zona) lo pidió" al gobierno de Laura Chinchilla.

El campamento base está instalado en Barra del Colorado Sur, una aldea de 370 habitantes situada en la isla Samay, próxima al Caribe, donde la población creció ayer súbitamente en más del 50%, cuando el avión de transporte 'Caribú' aterrizó en su pequeña pista cargado de policías en traje de combate.

El 'Caribú' volvió hoy a la isla cargado de colchones, botellas de agua y cajas con alimentos, comprobaron periodistas. También aterrizaron avionetas cargadas con cajas de alimentos, mientras un helicóptero de color azul de la Policía despegaba regularmente con uniformados con fusiles M-16 para sobrevolar el área donde se realiza el dragado y hacer informes para San José.

San José presentó una protesta el jueves, alegando que una draga nicaragüense estaba arrojando sedimento extraído por el dragado del río San Juan en la margen costarricense, afectando la "soberanía nacional". Los jefes de la fuerza policial desplegada, que comanda el comisionado Juan José Andrade, se negaron a comentar sus planes de operaciones, explicando que tenían instrucciones de San José de no hablar con la prensa. "No podemos hacer declaraciones", afirmó un oficial.

El río San Juan pertenece a Nicaragua y recorre un largo tramo de la frontera con Costa Rica, que inicialmente se oponía al dragado, aunque luego reconoció el derecho soberano de Managua a hacer los trabajos. El gobierno de Ortega ha dicho que estos trabajos eliminarán el sedimento acumulado en el lecho, que dificulta la navegación en el río más caudaloso de Centroamérica. Costa Rica se oponía al dragado argumentando que tendría un impacto negativo en su territorio, pues varios ríos del país son tributarios del San Juan.

El ministro de Seguridad Pública, José María Tijerino, sostuvo hoy que unidades policiales que llegaron hasta la isla Calero -una zona forestal protegida-, constataron daños provocados por la empresa que realiza el dragado. Costa Rica, el país más próspero de Centroamérica y donde viven al menos medio millón de migrantes nicaragüenses, tiene frecuentes roces diplomáticos con su vecino del norte, que es el país más pobre del istmo.