elnuevodiario.com.ni
  •   SAN JO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Ministerio Público de Costa Rica abrió una investigación por daños a un humedal de una zona protegida en la región fronteriza con Nicaragua, que aparentemente fueron causados en las obras de dragado del río San Juan por parte de las autoridades nicaragüenses, informó hoy la prensa local.

El fiscal de Pococí, provincia costarricense de Limón (Caribe), Celso Gamboa, afirmó en declaraciones publicadas hoy por el diario La Nación, que en la zona fronteriza se detectó tala de árboles y acumulación de unos 2.500 metros cuadrados de sedimentos en un humedal, lanzados allí, según Costa Rica, por la draga nicaragüense.

"No hay posibilidad concreta de saber nombres porque no podemos entrar al lado nicaragüense a identificarlos, pero lo que nos está diciendo la evidencia es que son los operarios de la draga", afirmó Gamboa.

El fiscal visitó la zona el pasado viernes, día en que un contingente de unos 70 policías armados se trasladó hasta la Isla Calero, lugar de los hechos, para "resguardar la soberanía del país y garantizar la paz y tranquilidad de sus habitantes", afirmó el ministro de Seguridad, José María Tijerino. Según el ministro, la misión al sitio terminó "exitosamente" ese día, se confirmó el daño ambiental al humedal, no se detectó en ese momento la presencia de militares nicaragüenses en suelo costarricense y la draga fue movida.

Una familia costarricense que habita en la Isla Calero denunció hace varios días que el ex comandante sandinista Edén Pastora, encargado de las obras de dragado, invadió su finca acompañado de militares y los obligó a irse del lugar. Esta situación también está siendo investigada por la Fiscalía.

Tijerino explicó que durante los próximos días los policías costarricenses se mantendrán haciendo vuelos en el lugar para vigilar que no se repitan violaciones a la soberanía costarricense, pero afirmó que se trata de acciones pacíficas sin ánimo de provocación. En el lugar también se encuentra un equipo de la Cruz Roja preparado para atender heridos de bala o por las minas terrestres que puedan haber en la zona limítrofe desde hace más de dos décadas durante el conflicto armado nicaragüense.

Costa Rica envió el jueves una nota de protesta al Gobierno nicaragüense en la que denuncia que la draga anclada en el margen del río, tenía una tubería que ingresaba en territorio costarricense para depositar sedimentos. En la nota Costa Rica calificó los hechos como "una violación inaceptable de la soberanía costarricense" y exigió que no se vuelva a presentar una situación similar.

Por su parte, la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, ha dicho que los policías realizan labores preventivas no provocativas y que la situación se maneja de forma institucional por medio de las cancillerías y embajadas