•  |
  •  |
  • END

Esta semana la Corte Suprema de Justicia podría tener una resolución final sobre la suspensión de la jueza Ana Justina Molina, mientras la Asociación de Jueces y Magistrados de Nicaragua, Ajumanic, dijo que acompañarían el proceso, pero “guardando distancia” de las posiciones de la judicial.

Molina fue suspendida temporalmente por varias quejas y acusada de bajo rendimiento laboral, según la magistrada Alba Luz Ramos, quien preside actualmente la Corte Suprema. La jueza Olga Elvira Brenes, Presidenta de la Asociación de Jueces y Magistrados de Nicaragua, Ajumanic-Managua, expresó que como asociación estarán pendientes de que se le respete el debido proceso.

“Como asociación velamos por los derechos de todos los jueces a quienes se le lleva un proceso disciplinario. Hicimos las averiguaciones en la Secretaría de la Corte y tenemos entendido que a ella se le está llevando el debido proceso. Se le están dando las audiencias, ha hecho uso de los recursos, tengo entendido que apeló su suspensión”, expresó Brenes.

La judicial también aclaró que la Jueza Molina no ha recurrido a Ajumanic, que aparentemente decidió llevar el caso de manera personal y respetan su posición. En cuanto a las declaraciones sobre el sistema judicial, no las comparten y prefieren guardar distancia.

“No compartimos sus criticas porque como funcionarios del Poder Judicial estamos obligados a respetar la institución y a nuestros funcionarios”, recalcó la jueza Brenes.

“No notificaba”
El viernes pasado surgieron nuevos señalamientos contra Molina. La Jueza Cardoza dio a conocer que se realizó un inventario al Juzgado Décimo que presidía la doctora Molina y se encontraron 276 sentencias sin notificar, lo que causa agravios a las partes involucradas.

“Acompañamos a la jueza Nancy Aguirre, quien asumirá el juzgado Décimo. Hicimos un inventario y esas sentencias sin notificar equivalen a más de un año de no notificar, lo que afecta los derechos de las partes involucradas. Esto es vergonzoso, pero lo debemos publicar porque es grave”, expresó Cardoza.

La falta de notificación a las partes hace que el proceso se retrase puesto que los abogados no pueden apelar, no pueden solicitar ningún beneficio en caso que se pueda, y los sobreseídos no pueden limpiar su expediente, explicó Cardoza.

Molina: “Cardoza es juez igual que yo”
La doctora Cardoza también aseguró que en los próximos 15 días varios jueces trabajarán en esas notificaciones para poner al día a las partes y sigan el proceso. “No basta con resolver sino que también tenés que notificar por eso hay que saber administrar un despacho y ver lo que está pendiente”, recalcó Cardoza.

Al respecto, la doctora Molina expresó que la doctora Cardoza no tiene nada que ver en el asunto porque no es parte del Consejo de Administración y Carrera Judicial.

“A quien tengo que rendirle cuenta es al Consejo. Ella (la jueza Cardoza) es igual que yo, una jueza y no tiene más poder del que la ley le otorga; yo tengo mis pruebas y se las daré a conocer al Consejo”, expresó la jueza Molina. “¿Cómo es que en el sistema Nicarao me aparecen solo 80 sentencias y en el Juzgado tengo 276 sentencias terminadas?”, se preguntó Molina.