elnuevodiario.com.ni
  •   ROMA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) y la Unión Europea se han unido al gobierno de Nicaragua en un proyecto que pretende mejorar el rendimiento de la agricultura en ese país y frenar el incremento de la pobreza rural.

Para ello, la FAO anunció que ha puesto en marcha un programa que durará dos años y que cuenta con un presupuesto de tres millones de euros procedentes de los fondos del Mecanismo Alimentario para mejorar la productividad de cultivos básicos como fríjoles, maíz o arroz, señaló hoy este organismo a través de un comunicado.

Las intervenciones incluyen la entrega de semillas de calidad y la creación de infraestructuras de almacenamiento, así como el apoyo técnico tanto en técnicas agrícolas como para la comercialización de los productos.

Durante la última temporada de siembra -de mayo a junio- se plantaron 4.865 hectáreas con semillas mejoradas de fríjoles, maíz y arroz suministradas por este organismo a más de 4.000 campesinos, señaló el coordinador del proyecto de la FAO, Leonard Fagot.

Los elevados precios de los alimentos y la crisis económica mundial son, según la FAO, los principales causantes de la inseguridad alimentaria en la región.

A pesar de los avances conseguidos en los últimos años en la lucha contra el hambre y la pobreza, Nicaragua sigue siendo el segundo país más pobre de América Latina y el Caribe después de Haití, y dos de cada tres personas en el campo viven con menos de un dólar diario, añade la nota. "Hay 52,5 millones de personas que sufren hambre en Latinoamérica y el Caribe", señaló Alan Bojanic, representante regional adjunto de la FAO para América Latina y el Caribe.

Por su parte, la asesora de cooperación de la Comisión Europea (CE) en Centroamérica, María Dolores Monge, indicó que es necesario incrementar la productividad agrícola para hacer frente a los problemas de inseguridad alimentaria que sufre Nicaragua. "Lo importante no es solamente sembrar, sino ver cuánto ha aumentado la productividad", añadió.

Monge explicó que, en un país como Nicaragua en el que el 80 por ciento de los pequeños campesinos están organizados en cooperativas, la UE y la FAO están trabajando con el Gobierno para ayudar a las asociaciones de campesinos a incrementar sus rendimientos. "Es fundamental que este país pueda producir lo suficiente para alimentarse a sí mismo", señaló, por su parte, el ministro de Agricultura de Nicaragua, Ariel Bucardo.