•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

La Corte Suprema de Justicia, CSJ, está sitiada por dos grupos de protestas en contra de procesos judiciales. A la derecha del portón principal se encuentra Fátima Hernández reclamando justicia por la violación cometida en su contra por Farinton Reyes y a la izquierda permanecen los familiares del condenado por narcotráfico, Frank Oviedo, denunciando desalojos de sus propiedades.

A Fátima le acompaña la Red de Mujeres Contra la Violencia y reclama con mantas su derecho a la justicia, luego que el Ministerio Público retractara su posición en el caso, mientras que los familiares de Oviedo únicamente presentan pancartas donde exigen una explicación al gobierno por ser desterrados de sus propiedades en Chontales y Granada.

"Venimos a solicitar audiencia con los magistrados para explicarles que esas tierras son nuestras, que las adquirimos antes del problema con Oviedo y sólo por ser familiares de él no nos pueden estar acusando de testaferros", manifestó Evert Martínez Oviedo, proveniente de Chontales.

Por su lado, Fátima afirma quien inició su huelga de hambre frente a la Secretaría del Frente Sandinista decidió trasladarla  a la CSJ, ya que considera que es dicha entidad la que debe resolverle. Asimismo, solicitó una cita con la magistrada Alba Luz Ramos para pedirle que interfiera ante el Tribunal de Apelaciones de Managua para que los magistrados de la Sala Penal Dos actúen apegados a derecho en el fallo de su caso.