•  |
  •  |
  • END

La magistrada de la Corte Suprema de Justicia y actual administradora de la institución, Alba Luz Ramos, expresó ayer que es sospechoso y sorprendente el cambio en el discurso de la Fiscalía en el caso de la presunta violación de Fátima Hernández.

Agregó que ella vio el expediente del caso y existen todas las pruebas que confirman que sí hubo violación.

La magistrada Ramos se refería a la intervención del fiscal Julio Montenegro, durante la audiencia de apelación en el Tribunal de Apelaciones de Managua, donde aseguró que hay muchas dudas en el caso, que indican que Farinton Reyes es inocente, a pesar de que en primera instancia sus colegas de la Unidad de Género aclararon toda la trama del caso y lograron un fallo de culpabilidad.

“Una de las cosas que más me preocupó es la actitud de la Fiscalía, que llegó cambiando totalmente su discurso, y que el abogado de ella (Fátima) no respondió agravios, lo que me parece muy sospechoso”, expresó Ramos.

La magistrada agregó que “el fiscal llegó con una posición opuesta a la de la primera instancia, lo cual me parece totalmente fuera de lugar. ¿Cómo es posible que la Fiscalía no haya analizado bien el caso cuando lo presentó en primera instancia, y venga a decir ahora que es lo contrario a lo que sucedió entonces?”


“Hay pruebas suficientes”

Ramos también expresó que siempre que una mujer denuncia un acto de violencia, se dice que es loca, que está siendo manipulada, pero eso también es parte de la violencia.

“Ese expediente yo lo vi. Hay pruebas suficientes; están la de ADN, que establece que el semen del acusado se encontró en la vagina de la víctima; después de esa prueba, él (Farinton) dijo que es que ellos eran compañeros de vida y eso no es ninguna excusa, porque ese es un delito contra la libertad sexual, aunque hubiesen sido compañeros de vida”, recalcó la doctora Ramos.

Otra prueba que según Ramos confirma la violación, son los dictámenes sicológicos y siquiátricos de médicos del Hospital “Carlos Roberto Huembes”, donde Fátima estuvo internada 43 días en sala siquiátrica.

“Los dictámenes de esa sala dicen que tiene estrés postraumático y ansias suicidas producto de la violación, y yo me pregunto: ¿Puede alguien común y corriente disimular, engañar a siquiatras por 43 días?, refirió la magistrada.

Vigilante al debido proceso

La doctora Ramos también aseguró que ella está siempre anuente a recibir a Fátima, aunque siempre le ha explicado que no depende de ella y de ningún magistrado de la Corte la resolución de su caso, pero que si hay alguna irregularidad en el proceso, estarán pendientes para evitarla.

Ante la posición de la doctora Ramos, Fátima Hernández aseguró que no esperaba menos de la magistrada, ya que es una mujer recta y con conciencia de género.