•   CARACAS/AGENCIAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de la patronal venezolana Fedecámaras y otros tres directivos fueron agredidos y secuestrados por algunas horas la medianoche del miércoles, en un ataque en que una ex dirigente de la entidad fue herida de bala, informó ayer jueves el responsable.

"Una camioneta nos pasó a toda velocidad por un lado. Cuando frenamos, nos empezaron a disparar sin mediar palabra. Tres disparos impactaron a la ex presidenta (de la patronal) Albis Muñoz", relató Noel Álvarez, presidente de Fedecámaras, vía telefónica.

"Luego nos sacaron del vehículo y nos empezaron a golpear a todos. Nos tuvieron ruleteando (dando vueltas) por Caracas por dos horas y luego nos dejaron libres", agregó.

Según Álvarez, Muñoz, con dos disparos en el pecho y otro en un brazo, fue finalmente abandonada por los delincuentes "cerca de un hospital". Actualmente, la ex presidenta de la patronal se encuentra estable.

"Si esto es motivo de amedrentamiento nosotros no nos vamos a dejar amedrentar, yo quiero pedirles a las autoridades que inicien unas averiguaciones para ver qué pasó aquí", dijo el responsable dando a entender que sospecha que se trató de un ataque dirigido contra él.

"Si dijeran que fue hampa común, igual el gobierno tiene la responsabilidad de proteger a todos los ciudadanos", agregó Álvarez, feroz crítico del presidente Hugo Chávez.

Gobierno lamenta hecho

Horas después, el ministro de Interior, Tarek El Aissami, anunció una investigación para aclarar "este hecho tan lamentable".

"Hemos dispuesto los mejores investigadores para estar al frente de la tarea. Ya recuperamos el vehículo y estamos reuniendo todos los indicios. Todo apunta al robo pero no descartamos ninguna hipótesis", explicó.

El Aissami afirmó que el Gobierno "está comprometido ante el país" y van a "resolver este hecho", y garantizó que la investigación será "transparente y objetiva".

Reveló, además: "todos los indicios recabados, el vehículo recuperado, la entrevista con los afectados, todo apunta al móvil del robo, aunque no descartamos otras hipótesis".

El titular del Interior reconoció que la inseguridad "es uno de los principales problemas del país, y que debe ser atendido por todas las instituciones".

Además, "lamentó" que este "indeseable hecho" sea utilizado "como maniobra para golpear al gobierno bolivariano".

Según cifras extraoficiales, cinco personas son secuestradas cada día en Venezuela, un país donde en 2009 murieron violentamente más de 19,000 personas, cifra récord en la región.