•  |
  •  |
  • END

La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, afirmó que los niveles de inseguridad que hay en Guatemala son una amenaza para los nicaragüenses y los centroamericanos, refiriéndose al supuesto mensaje que habrían dejado en la escena del crimen los asesinos de los cinco nicaragüenses muertos el pasado fin de semana en Escuintla.

La jefa policial dijo que las autoridades guatemaltecas informaron que el mismo día en que encontraron los cuerpos de los nicaragüenses, hallaron también a otras nueve personas muertas, por lo que investigan qué factores inciden en la inseguridad del sector.

Los familiares del nicaragüense Juan Carlos Reyes Soriano, de 31 años, una de las víctimas de la masacre y conductor de uno de los furgones, revelaron a EL NUEVO DIARIO, que los asesinos dejaron un letrero que decía: “A cierta distancia”, entendiéndose que si Nicaragua no dejaba de incautar drogas, ellos (los guatemaltecos) no se iban a cansar de matar nicaragüenses.

¿Policías en peligro?

¿Estarían corriendo peligro los nicaragüenses en Guatemala por la existencia de esta nota?, le preguntamos a la jefa policial.

“En todo caso los que corremos peligro somos los policías nicaragüenses, quienes somos los que estamos combatiendo día a día al narcotráfico, y correríamos peligro aquí o allá, porque para el crimen organizado transnacional no hay fronteras”, contestó la primera comisionada.

Familiares y vecinos del joven Yáder Francisco Gutiérrez González, rechazaron la vinculación de su muerte con el narcotráfico, y lo relacionan con el cobro del peaje que hacen los mareros, lo que al parecer toma fuerza ante las declaraciones de la jefa policial.

“No tenemos ahorita evidencias de que la muerte de estos nicaragüenses en Guatemala haya estado vinculada al narcotráfico, puede ser que las investigaciones que están haciendo en el vecino país nos arrojen información”, aseveró Granera.

Continúan hechos sangrientos

El pasado fin de semana, además de los cinco nicaragüenses fallecidos en Escuintla, Guatemala, se dieron diez muertes más en diferentes zonas de ese país, como: Mixco, Iztapa y la Zona 21, lo que confirma una vez más la inseguridad vial en ese país, según datos publicados en la web por el diario Prensa Libre.

El ministro de Gobernación de Guatemala, Carlos Menocal, descartó que las matanzas estén vinculadas entre sí, y lo señala como coincidencias en cuanto al tiempo y a la forma de ataque, que calificó como “muy bien planificadas y alta pericia” de los criminales para ejecutar a sus víctimas con disparos en la cabeza o en el pecho”.

Sus declaraciones fueron a manera de repuesta del presidente Álvaro Colom, quien había manifestado que las muertes le parecían “anómalas” y para él estaban vinculadas.