Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Las mujeres nicaragüenses no pueden interponer ninguna denuncia porque el Estado no ratificó el protocolo facultativo del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, Cedaw, siendo nuestro país uno de los pocos de la región que no aceptan recomendaciones de esta instancia de las Naciones Unidas.

Line Bareiro, la paraguaya recientemente electa como la nueva experta del comité del Cedaw para el período 2011- 2014, está en nuestro país y dijo a EL NUEVO DIARIO que Nicaragua es un Estado parte de la convención, ratificada por 186 países.

“Sin embargo, lo que Nicaragua no firmó es el protocolo facultativo del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, Cedaw, de las Naciones Unidas, que es adicional a la convención”, explicó la experta, señalando que además de nuestro país tal ratificación no fue aceptada por Chile, Honduras y El Salvador.

Indicó que adherirse a este protocolo, no crea nuevos derechos, sino que permite llevar casos específicos al comité, tras agotar todas los recursos legales, permitiéndole al comité que exprese opiniones y recomendaciones a los países.

Consideró que ésta es una desventaja importante ya que las mujeres nicaragüenses no pueden llevar casos ante el comité del Cedaw, tal como ocurrió con el caso de las mujeres muertas en Ciudad Juárez, donde aproximadamente 400 fueron asesinadas.

“El problema por un lado es la existencia de la violencia en las calles, pero peor es cuando el Estado no garantiza efectivamente los derechos de las mujeres a través del sistema de justicia”, comentó la señora Barreiro, quien asumirá el puesto en enero del próximo año.

Sobre la temática del aborto terapéutico, expresó que en muchos países está penado como método de control natal, sin embargo no lo castigan cuando es por razones médicas, siendo así una grave desventaja para las mujeres no tener esa opción cuando existen complicaciones en el embarazo que ponen en peligro su vida.

Comentó que esto, además de una serie de temáticas como la falta de tutoría del Estado sobre los derechos de las mujeres del servicio doméstico, y el tema de la salud sexual y reproductiva, son puntos en que algunos países tienen pendiente de resolver en su agenda de políticas públicas que a pesar de tener muchos avances en la temática de género, aún falta mucho.

Juanita Jiménez, en represtación del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, señaló que la presencia de la señora Bareiro tiene que ver con el trabajo que vienen realizando
desde 2006, en la creación de una estrategia jurídica para avanzar en materia de los derechos humanos de las mujeres ante los diversos retrocesos en materia jurídica, tal como ocurrió con la penalización del aborto terapéutico, por el incremento de los ataques a defensoras de los derechos de las mujeres, así también ante la violencia en los distintos ámbitos de la vida de las mujeres.