•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro y el español Joaquim Ibarz recibieron hoy, junto con los estadounidenses Tyler Bridges y Norman Gall, el Premio María Moors Cabot por su trabajo en América Latina, concedido por la escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia.

En una ceremonia celebrada en la prestigiosa universidad de Nueva York, los reporteros fueron galardonados con el más antiguo premio internacional de periodismo, que reconoce a profesionales cuyos reportajes y trabajo editorial hayan propiciado un mejor entendimiento dentro del continente americano. "Aunque todavía no me pienso retirar, este premio supone la culminación de mi carrera", declaró Joaquim Ibarz, quien ha sido corresponsal en América Latina desde 1982 para el diario español La Vanguardia.

El nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, director de "Esta noche" y "Confidencial", también ha vivido en primera persona las dificultades de ejercer la libertad de prensa en Nicaragua. "La presidencia de Daniel Ortega ha demostrado ser muy intolerante a las críticas de la prensa y todo aquel que ejerce un periodismo crítico en Nicaragua se ha convertido en un blanco de los ataques del Gobierno", afirmó Chamorro.

El reportero fue investigado por supuesto lavado de dinero, lo que a su juicio fue consecuencia "simplemente del ejercicio de un periodismo crítico", y añadió que en su país "hay libertad de prensa porque hay periodistas y ciudadanos que resisten la intimidación del Gobierno".

La historia personal de este periodista está ligada a la de su país porque su madre, Violeta Chamorro, fue presidenta de Nicaragua entre 1990 y 1997, y porque el asesinato de su padre, el editor Pedro Chamorro, "fue clave para la caída de la dictadura de Somoza". "Para mí este premio tiene un sentido muy íntimo y especial porque el único nicaragüense que lo había recibido antes fue mi padre en 1977 y dos meses después lo mataron. Recibirlo me provoca una gran emoción y espero que sirva de inspiración para la nueva generación de periodistas en Nicaragua", afirmó Chamorro.

28 años en América Latina
Por su parte, Ibarz, durante sus 28 años como corresponsal en América Latina, ha vivido momentos cruciales para la historia de América Latina, como el golpe de estado de Alberto Fujimori en Perú o la deposición de Manuel Zelaya en Honduras, mientras que su periodismo crítico le llevó a convertirse en el primer español en ser expulsado de Cuba, en 1991.

Cuando volvió a la isla años después, fue recibido por el entonces embajador español en Cuba, Ignacio Rupérez, quien le informó sobre la difícil etapa que estaba viviendo el país caribeño. "Me dijo que allí la situación estaba tan mal que la gente se estaba comiendo los gatos, y yo hice un reportaje que empezaba así: 'En cuba no quedan gatos, se los han comido todos'", explicó Ibarz. Antes de publicarlo recorrió el malecón de La Habana preguntando a la gente si alguna vez había comido gatos: "La mayoría te decía que sí y alguno hasta te daba recetas para que supiera mejor".

Gran parte de las críticas de este corresponsal hacia la política latinoamericana recaen sobre el actual presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a quien reprocha haber iniciado una "época de inestabilidad" en la región tras "cambiar la Constitución para poder tener todos los poderes sin ningún control". "Si la prensa de Venezuela se hubiera plegado a la política de Chávez, en ese país ya no quedaría nada de democracia", afirmó el corresponsal de La Vanguardia, quien sigue escribiendo desde México su reconocido blog "Diario de América Latina".

A juicio de Ibarz, el periodismo de Latinoamérica ha "resistido" y en Venezuela "ha llegado al extremo del sacrificio de Radio Caracas Televisión, que prefirió cerrar a tener que venderla, y eso que era un negocio de mil millones de dólares".

Junto a Ibarz y Chamorro, los estadounidenses Tyler Bridges y Norman Gall fueron galardonados por su trabajo como "intérpretes de la región para los lectores estadounidenses", mientras que la emisora Signal FM de Haití y el programa "Anderson Cooper 360", de la cadena CNN, recibieron una mención especial por su cobertura del terremoto en el país antillano.