•  |
  •  |
  • END

La Administración de San José no cesa en incriminar a las autoridades de Nicaragua de causar lesiones a la soberanía territorial costarricense, daños a su medio ambiente y violación a tratados y leyes internacionales, en el marco de las actividades de dragado que el gobierno nicaragüense realiza en el Río San Juan.

El diario La Nación de Costa Rica, en su edición digital de ayer, publicó dos videos filmados por autoridades costarricenses, que alegan que son pruebas del supuesto daño realizado por las labores de dragado y que insinúan que Managua busca un desvío del curso del lecho, que afectaría territorio del país vecino del sur.

Según el rotativo, los vídeos serían aportados por el Estado costarricense como pruebas de que el gobierno de Nicaragua estaría talando bosques del lado costarricense en un aparente intento por desviar el cauce del Río San Juan en su desembocadura hacia el Mar Caribe.

Destrucción y desvío

Las imágenes recogidas por funcionarios del Ministerio de Seguridad Pública “evidencian la destrucción de una zona boscosa”, consigna el diario, que además retoma las sospechas oficiales de que “las escenas hacen sospechar a la Cancillería que la intención es desviar el río”.

“Es una posibilidad que estamos estudiando; no tenemos todavía claras las intenciones de esas obras. Lo que tenemos confirmado es que ellos (Nicaragua) lanzaron el sedimento del dragado a territorio costarricense, pero sí, creemos que esa es una posibilidad (desviar el cauce)”, declaró a ese medio el vicecanciller Carlos Roverssi.

El contenido de las filmaciones secundarían lo que el propio ministro José María Tijerino sospechó el pasado sábado: que como parte del dragado que dirige el ex comandante Edén Pastora se pretendió unir el Río San Juan con laguna Los Portillos, donde las aguas que existen son nicaragüenses.

Los videos están siendo analizados por un equipo técnico y jurídico de la Cancillería de Costa Rica, así como por funcionarios de otros ministerios como el de Seguridad y Medio Ambiente.

Ya el pasado fin de semana, el Ministerio de Seguridad había divulgado fotografías y vídeos cortos en los que demostraba la supuesta violación a su soberanía y aparentes daños ambientales.

“Comando diplomático”

Los vídeos, que juntos superan los 20 minutos de grabación, previamente editados por el Ministerio de Seguridad, hacen suponer al vicecanciller Carlos Roverssi que Nicaragua pretendió desviar el río, aunque el mismo Pastora y autoridades nicaragüenses no lo señalan así, sino como una limpieza para recuperar una isla en una punta de Finca Aragón, en Isla Calero.

El diario Extra, editado en San José, dijo en su edición de ayer que la Cancillería conforma un “comando diplomático” que será “el encargado de trabajar en la respuesta a la acusación realizada por el gobierno de Nicaragua”, y que para ello se llamó de emergencia a San José al embajador en Colombia y agente de Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Edgar Ugalde, además del embajador designado en Nicaragua, Melvin Sáenz.

El gobierno tico está consultando con su Parlamento, partidos políticos, agentes jurídicos, científicos y asesores estatales la respuesta que darán a Nicaragua.

Ayer mismo, según una nota de prensa de cancillería, el ministro de Relaciones Exteriores a.i., Carlos Roverssi; la viceministra Administrativa, Marta Núñez, e integrantes del equipo jurídico y diplomático de esa institución diplomática, realizaron una jornada de trabajo con especialistas en geodesia, geografía y cartografía.

Ello en el marco de los trabajos que lleva a cabo la Casa Amarilla, que el pasado 21 de octubre denunció la  “violación inaceptable de la soberanía costarricense” por trabajos de dragado en el río San Juan desarrollados por Nicaragua.

“En una sesión de varias horas, se analizaron documentos, fotografías, mapas y  estudios y se repasó la cartografía histórica que documentan y ratifican la posición de Costa Rica, de que los trabajos de dragado realizados por el nicaragüense Edén Pastora se produjeron en suelo costarricense. Por tales hechos, San José elevó una nota de protesta al Gobierno de Nicaragua”, dice la comunicación.

Costa Rica sostuvo que las labores de dragado realizadas por Nicaragua en el Río San Juan, expulsaron y depositaron sedimento en suelo costarricense (zona de Finca Aragón, Isla Calero, Provincia de Limón). El Gobierno de San José también denunció que como consecuencia de dichas labores de dragado se causó un daño ambiental a un humedal fronterizo.

Canciller llamado al Congreso

Sobre el tema, el canciller René Castro deberá comparecer ante el plenario de su congreso el martes 2 de noviembre, por gestiones iniciadas por el Partido Acción Ciudadana, que luego respaldó el oficialismo y otras fracciones minoritarias.

Castro lamentó desde China el incidente fronterizo con Nicaragua por el que su cancillería recibió, anteayer, una protesta formal de Managua, y aseguró que sigue el asunto “con preocupación” en espera de más información.

“Voy a esperar a la reunión técnica a mi regreso (de su viaje oficial a China) para tener más detalles, pero, por ahora, no puedo dejar de lamentar que se presenten ese tipo de incidentes en países vecinos y en pueblos tan cercanos, que en nada ayudan al desarrollo de las poblaciones más pobres y vulnerables que están precisamente en esas zonas fronterizas”, declaró Castro.

“Estamos viendo con preocupación y estudiando con detenimiento todos los informes técnicos y reportes de las comisiones que han ido a visitar los sitios”, explicó a agencias de noticias.

El gobierno de Costa Rica ha cerrado filas con sus funcionarios diplomáticos, expertos en derecho internacional, y fuerzas políticas y ambientales, con evidentes intenciones de elevar el caso a juicio internacional.

A ellos se le sumarán otros integrantes de los equipos jurídicos responsables de llevar por San José el caso por “Disputa sobre Derechos de Navegación y Relacionados en el Río San Juan”, que la CIJ falló el 13 de julio de 2009, así como la solicitud de intervención solicitada por Costa Rica en el caso Disputa Territorial y Marítima (Nicaragua versus Colombia), donde San José alega que se le afectan sus territorios en las proyecciones de su vecino centroamericano.

Aquí silencio oficial

Mientras en Costa Rica el gobierno entero está de cara al tema del dragado, en Managua la Administración del presidente Daniel Ortega guarda absoluto silencio al respecto, pero mantienen las labores de dragado.

Quienes sí han opinado son los especialistas en derecho internacional Mauricio Herdocia y Manuel Madriz, quienes consideran que la vía más adecuada para solucionar el conflicto generado por Costa Rica es el diálogo.

“Ir a La Haya por una situación como esa no tendría sentido aparentemente”, sostuvo Herdocia, quien confió en “la buena voluntad” de la presidenta Laura Chinchilla para resolver las diferencias mediante los procedimientos diplomáticos.

“La prudencia debe ser la tónica de esta situación, sin perjuicio de la defensa firme de nuestros derechos”, agregó Herdocia, ex asesor de la Cancillería cuando Nicaragua demandó a Colombia.

“Sin dudas, Costa Rica está analizando la situación y explorando todas las opciones que pueda eventualmente tener. No obstante, la propia presidenta Chinchilla ha expresado su buena voluntad de resolver estos asuntos por vía diplomática”, explicó Herdocia, en una comunicación electrónica al referirse a la posibilidad de una nueva demanda contra Nicaragua.

Herdocia no descartó que en el vecino país existan personas que “quieran exacerbar las tensiones y proponer medidas extremas, pero también hay personas que seguramente pueden influir para que prevalezca la armonía”.

Los expertos consideraron que es acertada la propuesta de Nicaragua de retomar en la Comisión Binacional las acciones de densificación y señalamiento de los hitos fronterizos (amojonamiento), conforme a los derechos establecidos en el Tratado de límites Jerez Cañas y sus instrumentos Laudo Cleveland y laudos Alexander.

Ambos países sostienen una disputa diplomática luego de que pocos días después de iniciado el dragado en el Río San Juan, Costa Rica acusó a Nicaragua de violar su soberanía.

Madriz reiteró que “Nicaragua no está cometiendo ningún tipo de abuso” durante el proceso de dragado del San Juan.

“Lo que sucede es que el Río San Juan en su salida vira al Mar Caribe, avanza en cinco caños paralelos, esos cinco caños son los que en su salida forman la bahía de San Juan del Norte, que es una bahía fluvial. El gobierno está restaurando los caños de salida”, explica Madriz.

Los conflictos originados por el dragado, a criterio de Herdocia, “ameritan una conversación franca y directa entre las partes, preservando siempre, claro está, los derechos y la soberanía del país tan firmemente respaldados por el Derecho Internacional”. (Colaboración de Vladimir López y José Adán Silva).