•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

Familiares y amigos del nicaragüense Juan Carlos Reyes Soriano, de 31 años, asesinado atrozmente el recién pasado domingo junto a otras cuatro personas en Guatemala, hicieron un llamado público a las autoridades policiales guatemaltecas para que implemente campañas educativas contra la xenofobia.

Asimismo, solicitaron la profundización de las investigaciones con la finalidad de castigar a los criminales, y que el caso no quede en la impunidad.

La solidaridad de decenas de amigos de la familia Reyes Soriano fue evidente este viernes durante el sepelio, en el anexo del cementerio Guadalupe en León.

Aunque los miembros de la familia doliente evitaron brindar declaraciones a los medios de comunicación, la señora María Elena Vásquez, de 46 años, vecina de la familia en la comunidad Monte Redondo, cinco kilómetros al noreste de León, manifestó que es necesario que el gobierno de Nicaragua exija a Guatemala el esclarecimiento de todos los asesinatos cometidos en contra de nicaragüenses.

“No comprendemos por qué esa saña con los nicas, aquí vienen los guatemaltecos y nosotros no les hacemos daño, todo extranjero entra a este país y nadie les hace daño, ¿por qué ese odio contra nosotros, si simplemente los nicaragüenses lo que queremos es trabajar y traer el pan de cada día a nuestras familias?”, se preguntó Vásquez.

La señora Martha Ramírez, viuda de Juan Carlos Reyes Soriano, fue auxiliada por sus familiares durante el sepelio, y lloró inconsolablemente al lado de sus hijos, de 3 y 7 años.

Ángela Ballesteros, de 40 años, otra de las vecinas de la familia Reyes Soriano, sostuvo que es necesario que cese la xenofobia en contra de los nicaragüenses, no sólo en Guatemala sino también en Costa Rica.

Según Ballesteros, el infortunado Juan Carlos era un joven alegre, de buena conducta. “Era trabajador y muy dedicado con su familia, no tenía problemas con ninguna persona, y si estaba en sus manos ayudarte a resolver algún problema era posible que te diera la mano”, dijo.