•   Bluefields / END  |
  •  |
  •  |
  • END

Hoy 30 de octubre se cumplen 23 años del establecimiento del régimen autonómico (autogobierno) en las regiones autónomas Sur y Norte de la Costa Caribe nicaragüense.

Muchos son los desafíos que la autonomía está enfrentando para consolidarse como el modelo ideal que indique el desarrollo de estas regiones que cuentan con el mayor caudal de riqueza, pero cuyos habitantes viven lo contrario: en la pobreza, dice el informe de desarrollo humano de la Costa Caribe.

Para el académico Pedro Chavarría, aún hace falta mucho: “Nos decepciona la inoperancia de las actuales autoridades del Consejo Regional, por esas actitudes de los sus miembros cobra cheques es que muchos de nuestros ciudadanos, no creen en la autonomía”, dice.

Por su parte, Nora Newball, diputada suplente del Parlamento Centroamericano, cada 30 de octubre la celebración ha decaído. “Aplicar la Ley 445 o Ley de Demarcación Territorial parece que vino a crear un obstáculo en la celebración. Hubo un desencanto de los líderes mestizos, y, muchos de ellos, incluso, se han convertido en enemigos en el proceso de demarcación territorial”.

Señala Newball que es lamentable que algunos líderes que se autollaman padres de la autonomía hoy no se les conoce.


Despartidizar los
gobiernos autónomos
En este sentido, el profesor Hugo Sujo, historiador de la Costa Caribe, dice que el mayor reto que enfrenta la autonomía es la despartidización de las estructuras del gobierno autónomo. “Mientras se interpongan intereses particulares, personales y políticos, es imposible que pueda avanzar la autonomía, ellos (los miembros de los Consejos Regionales) son obedientes a partidos políticos nacionales y líderes políticos de partidos que ya conocemos que han hecho mucho daño a la Costa Caribe”.

El Estado, una amenaza

Por su parte, la socióloga Dollene Miller, del gobierno territorial Rama Kriol, dice que el mayor obstáculo para el proceso autonómico lo constituye el Estado de Nicaragua y sus políticas públicas.

“Realmente, para los costeños no importa si el gobierno es liberal o sandinista, en relación con la autonomía todos son iguales, continúan visionando el proceso autonómico como una amenaza en la integración nacional”, dijo.

También señala que después de 150 años de que se anexó La Mosquitia, hoy los problemas para los costeños son peores que antes. “Como ya no pudieron mestizarnos, colonizarnos, el gobierno de Nicaragua crea espacios políticos para tener dominio y dividir a los costeños, que nos digan con datos qué nos han mejorado 150 años después que nos anexaron…”, expuso.

Con todo, 23 años después la población caribeña cuenta con sus propias estructuras de gobierno (Gobierno Autónomo Regional y Gobierno Comunitario o territorial). Hoy en estas comunidades cuentan también con sus propias instituciones autonómicas, dos universidades, medios de comunicación, y un marco jurídico que respalda el proceso, Ley de Autonomía o Ley 28, Ley de Lenguas o Ley 162, y la Ley de Demarcación Territorial, Ley 445.

Otros logros son los modelos educativo y de salud que se preparan para la descentralización del gobierno central. El Sistema Educativo Autónomo Regional (SEAR) ha sido estratégico para el proceso de autonomía, después de haberse convertido en un componente más del sistema educativo nacional.

En esos 23 años, la sociedad caribeña ha sabido convivir pacientemente dentro de las limitaciones que tiene el proceso de autonomía. Ha sabido compartir los problemas que enfrenta todo el pueblo nicaragüense, los problemas de la pobreza, el desempleo y la corrupción.