Edith Pineda
  •  |
  •  |
  • END

Las universidades del país atienden a la mitad de la población estudiantil para la cual tienen capacidad. Es parte de las conclusiones que se exponen en el estudio “Las universidades nicaragüenses: acreditación y evaluación”, de la autoría del doctor Benjamín Cortés Marchena, Rector de la Universidad Evangélica Nicaragüense “Martin Luther King, Uenic.

Cortés dice que las 53 universidades que existen en el país atienden a 150 mil estudiantes registrados, cuando tienen capacidad para 300 mil. “Hay una subutilización de la capacidad instalada”, señala.

A ese panorama se suma otro elemento negativo que resalta en el estudio: alta tasa de deserción. Los datos hablan de que cada año un promedio del 40% de estudiantes universitarios abandonan las aulas.

Cortés ve con preocupación ese comportamiento no sólo porque se están desaprovechando los recursos que se invierten en educación superior, sino porque se va “acumulando en una población de jóvenes y adultos que, fundamentalmente, por razones económicas, no pueden continuar su preparación, y eso va ser un impacto negativo en el desarrollo de la economía, en la sostenibilidad del país y de las familias mismas”, opina.

Llama la atención que es la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, la que registra mayores índices de deserción. Según sostiene la investigación realizada por Cortés, entre el 35 y el 40% de los estudiantes matriculados dejan los estudios en esa institución educativa, aun cuando es de carácter pública.

El diagnóstico de la situación actual de las universidades, además, evidencia limitantes en laboratorios y carencia de respaldo bibliográfico con el que se forman las actuales generaciones de universitarios.

Propuesta para mejorar educación

Entre todas las bibliotecas de universidades del país suman 750 mil volúmenes, por lo que Cortés advierte acerca de la necesidad de inversión en bibliografía especializada que respalde adecuadamente las asignaturas de las diferentes carreras que conforman la oferta académica superior.

El rector de la Uenic comenta que desde hace dos años plantearon al gobierno la necesidad de asignar una partida presupuestaria para que las instituciones educativas puedan tener la oportunidad de mejorar la calidad de la enseñanza.

Es una propuesta de cofinanciamiento, con la creación de un fondo para que las universidades no beneficiarias del 6% tengan la posibilidad de presentar proyectos para mejorar bibliotecas laboratorios e infraestructura, entre otros aspectos académicos.

Han pensado en un monto de mil millones por año, prácticamente la mitad de lo que reciben las universidades beneficiarias del 6%. Informó que el proyecto será retomado y afinado en la próxima reunión del Consejo Nacional de Rectores, en febrero de 2011.

Otro reto que deben solucionar las garantes de la educación superior es la descentralización. Actualmente la mayor parte de las universidades están concentradas en dos ciudades: Managua y León. “Se requiere de una descentralización de la universidad. De 171 municipios estamos solamente en 43… la universidad debe democratizarse para presentar las ofertas académicas en los territorios de población que no tienen acceso a la educación técnica superior”, finalizó.