•   RIVAS-TOLA  |
  •  |
  •  |
  • END

Otra ejecución tipo comando de sicarios se da en el departamento de Rivas. En esta ocasión, la víctima fue José Higinio Ruiz Escoto, de 28 años, a quien el viernes lo secuestraron de su vehículo Toyota Corolla, blanco, y los trasladaron al sector de la comarca “Juan Dávila”, del municipio de Tola, donde antes de las nueve de la noche fue ultimado de tres disparos en la cabeza.

Después de la ejecución, los criminales procedieron a incinerar el vehículo de José Higinio, dentro de un plantío de plátanos que está a la orilla de la Carretera Panamericana, entre los kilómetros 98 y 99, donde la Policía únicamente encontró dentro de la carrocería quemada, una pistola totalmente calcinada, que era la que portaba la víctima.

20 días después de las otras ejecuciones

Este asesinato ocurre 20 días después de las ejecuciones perpetradas a la orilla de la carretera del municipio de Cárdenas, donde las víctimas fueron Wilfredo Barraza Larios, José Ángel Varela y José Varela hijo, caso que hasta la fecha la Policía no ha remitido al Ministerio Público, por lo que los autores permanecen en la impunidad, y sólo se sabe que las víctimas fueron secuestradas en una gasolinera de Managua con individuos que iban con uniformes de militares.

La jefa de la Policía departamental de Rivas, comisionada mayor Dora Isabel Galeano, detalló que el cadáver de José Higinio fue encontrado a las seis de la mañana de este sábado por lugareños que lo divisaron del antiguo basurero de Tola 200 metros al sur. La jefa policial descartó que el móvil del crimen sea el robo, pues la víctima tenía su reloj y un anillo de oro que, por su estilo, parecía ser de graduación.

Tiro de gracia

Dos de los disparos fueron directo al rostro y el otro fue en la nuca, y según el médico forense de la Policía, los impactos de bala que le ocasionaron la muerte de manera instantánea a este joven que habitaba en el barrio Fátima de la ciudad de Rivas, fueron propinados antes de las nueve de la noche.

La jefa policial explicó que están en proceso de investigación para determinar si se trata de un simple homicidio agravado o si es un asesinato que tiene que ver con el crimen organizado, y señaló que en las investigaciones también establecerán el móvil del hecho.

Fuentes policiales expresaron que una hipótesis de la manera en que se tramó el asesinato de este joven, fue a través de una llamada que, en horas de la tarde, hicieron a su celular, pidiéndole que se trasladara a Managua a visitar a un familiar, y al salir le interceptaron el vehículo, lo secuestraron y lo trasladaron al sector del basurero de Tola, donde lo ultimaron, entre las siete y las ocho de la noche.