•   ISLA DE OMETEPE  |
  •  |
  •  |
  • END

La estadounidense Lynn Marie Larson, de 57 años, aseguró que su ex marido de nacionalidad alemana la está haciendo vivir un verdadero calvario, desde que ella se separó de él, y rehízo su vida en el municipio de Altagracia, Isla de Ometepe, al lado de su nueva pareja, Antonio Castillo, originario de Ometepe.

Larson, una profesora jubilada del estado de Chicago, dijo que desde 2004 se enamoró de la Isla de Ometepe, y, por ende, se trasladó a vivir a la comarca Santa Cruz del municipio de Altagracia, donde según ella en agosto de ese año adquirió por compra venta que hizo a Carlos Flores Ortiz, un terreno de 807 metros cuadrados inscrito con cuenta registral número 31,795 del tomo 334, y folio 129 del Registro Público de Rivas.

Posteriormente aduce que procedió a construir la casa, y en ese período su entonces compañero de vida, Stefan Feyen, la visitó desde Estados Unidos. Cuando la casa estaba construida la pareja se separó, y Larson --ya en 2007-- se quedó en la casa junto a su nueva pareja.

Quiere juicio salomónico

A partir de este año, Larson aseguró que el alemán inició a maltratarla física y psicológicamente con el fin de sacarla de la casa que según ella construyó con su propio capital, aunque Feyen, alega que aportó varios miles de dólares, y por eso demanda por la vía judicial que la propiedad se divida entre ambos o se venda y se repartan por partes iguales.

Pero según Larson, su ex pareja no aportó un solo centavo en la casa y dice que acá en Nicaragua ella no está siendo respaldada por el sistema judicial ni policial, “ya que mis denuncias no avanzan y todo es a favor de él, y ahora temo perder mi propiedad y mi vida, porque mi casa actualmente la tengo que compartir con gente que representa a Stefan que me amenaza, me agrede y me prohíbe entrar a varias partes de la casa”, detalló.

Dice ser víctima de violencia intrafamiliar

Larson también evidenció que el 10 y el 12 de mayo de 2007, denunció por violencia intrafamiliar a su ex pareja, y que a éste nunca lo investigaron, pese a que mostró las evidencias físicas de los golpes.

A la vez, posee una prueba pericial psicológica emitida el 21 de septiembre de este año por el Instituto de Medicina Legal, donde se diagnostica que Larson presenta un trastorno mixto ansioso y depresivo producto de la vivencia estresante experimentada por su ex pareja, y se concluye que presenta lesión psíquica grave.

Al final, Larson señaló que con el objetivo de evitar más afecciones físicas y psicológicas, solicitó medidas de protección en el juzgado local de Altagracia para demandar que saquen de la casa a las personas de Feyen, mientras se resuelve la demanda de repartición de bienes promovida por su ex, pero según ella tampoco le dan la razón.