elnuevodiario.com.ni
  •   SAN JOSÉ/COSTA RICA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, aclaró que nunca dijo que a Nicaragua "se le olvidó donde queda su frontera", en relación al contencioso que mantienen ambos países por los trabajos de dragado en el río San Juan, como informó ayer el diario local La Nación.

El mismo diario consigna hoy que ayer al final de la noche la mandataria envió un correo electrónico para señalar que sus palabras tras consultas sobre la respuesta de Nicaragua ante las quejas costarricenses por los trabajos de dragado en el fronterizo río San Juan fueron que "se les olvidó quién era su vecino país fronterizo".

La presidenta, que se encuentra de gira por la zona norte del país, explicó que sólo respondió a la pregunta "¿tiene su Gobierno ya una respuesta sobre las últimas manifestaciones de Nicaragua sobre las tropas, sobre las supuestas tropas ticas en ese país?".

La declaración exacta de la mandataria, según su aclaración, fue: "Yo lo que les digo cuando escucho esas cosas es que seguro se les olvidó del otro lado de la frontera quién era su vecino país fronterizo. Costa Rica abolió el Ejército desde hace 60 años y aquí no existen tropas militares".

Además, Chinchilla corrigió otras declaraciones publicadas por el diario, relacionadas a su apreciación sobre las diferencias que mantienen desde hace casi dos semanas Costa Rica y Nicaragua por los trabajos de dragado en el fronterizo río San Juan.

"Que estos temas no dañen a los que no tienen culpa"
De acuerdo con la mandataria, ella manifestó que "la obligación de los gobernantes es ser firmes en la defensa de los intereses nacionales, pero procurando que estos temas de verdad, no dañen a los ciudadanos comunes y corrientes, quienes no tienen la culpa de lo que está sucediendo".

"Nosotros hacemos un llamado para que esto se enfrente con seriedad. Las poblaciones fronterizas siempre han sido poblaciones que han tenido lazos familiares, lazos de amistad, lazos de vecindad y confiamos en que el clima de buena vecindad se nos dé", añadió.

No obstante, La Nación publicó ayer que Chinchilla expresó que "al Gobierno cualquier cosa que altere la situación limítrofe le preocupará siempre. Por eso mantenemos a la Fuerza Pública en la zona, para garantizar el respeto a la soberanía nacional".

La Cancillería de Costa Rica reafirmó el viernes su posición de que Nicaragua lanzó sedimentos a su territorio y de que las acciones de dragado, lideradas por el antiguo jefe guerrillero nicaragüense Edén Pastora, intentan cambiar el cauce del río, y por lo tanto variar la frontera.

San José asegura además que las acciones nicaragüenses en su territorio causaron un daño ambiental en al menos 2.500 metros cuadrados de un humedal fronterizo.

Desde hace más de una semana, Costa Rica, país que abolió su Ejército en 1948, envió a la zona en cuestión una "misión de paz", conformada por un contingente de unos 70 policías fuertemente armados, aunque hasta ahora no se ha reportado ningún incidente.