•   WASHINGTON / AGENCIAS  |
  •  |
  •  |
  • END

La Organización de Estados Americanos, OEA, suspendió hasta este jueves el debate sobre la crisis limítrofe entre Nicaragua y Costa Rica, al fracasar en acercar posiciones entre San José, que pidió la intervención del organismo, y Managua, que rechazó rotundamente esa posibilidad.

En aras de seguir "las conversaciones informales", "sugerimos a todos ustedes posponer" la reunión "para mañana (hoy jueves) a las 10 de la mañana, hora local, anunció el presidente del Consejo Permanente, el órgano político de la OEA, el salvadoreño Joaquín Maza.

La decisión se tomó ayer miércoles después de que varias horas de negociaciones a puertas cerradas, encabezadas por el secretario general José Miguel Insulza, junto a representantes de Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, República Dominicana y Guatemala, no rindieran frutos.

El canciller de Costa Rica, René Castro, dijo a periodistas que ayer por la tarde habría una reunión con el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en la que también estaría el embajador nicaragüense, Denis Moncada, y países del SICA, principalmente Guatemala y el Estado asociado República Dominicana.

Costa Rica denunció la incursión de militares nicaragüenses en territorio costarricenses y el vertido de sedimentos del dragado del Río San Juan.

Los pedimentos ticos

Asimismo, propuso un proyecto de resolución en el que pide a la OEA que cree una comisión verificadora que investigue en un viaje a la frontera su queja, e inste a Managua a retirar sus tropas y a suspender cualquier obra que dañe su integridad territorial o a su patrimonio ambiental.

Esa propuesta de los ticos fue rechazada enérgicamente por Nicaragua, al considerar que la OEA no tiene competencia para ello.

Nicaragua, que negó las denuncias y acusó a su vez a Costa Rica de incursiones militares en su territorio, dijo que llevará el caso ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, e instó a San José a reanudar la comisión binacional, que estaba prevista para el 27 de noviembre.

También, Nicaragua propuso colocar en la comisión los mojones y definir los límites de ambos países.

Pese a las denuncias mutuas, ambos países expresaron su disposición a encontrar una solución pacífica a la crisis.

La intervención de algunos embajadores

En este sentido se manifestaron, asimismo, los embajadores que intervinieron ayer. El embajador de México, Gustavo Albin, llamó a Costa Rica y a Nicaragua al diálogo y a la conciliación para encontrar una solución amistosa a este conflicto, y se mostró alentado por su disposición a resolver la crisis de esta manera.

Sus colegas guatemaltecos, Jorge Skinner-Klee, y dominicano, Héctor Alcántara, apoyaron la propuesta costarricense para el envío de una comisión de la OEA a la zona fronteriza, y el primero instó a la retirada inmediata de las fuerzas como acto de buena fe y para evitar cualquier confrontación.

Pidió, además, a ambas naciones, que actúen con "prudencia y responsabilidad".

Estados Unidos dijo estar "muy preocupado" por las crecientes tensiones entre Costa Rica y Nicaragua en la frontera, e instó a ambas partes a "mantener la calma y a buscar rápidamente una solución pacífica".

Su representante alterno señaló que la OEA cuenta con los instrumentos para fomentar una solución pacífica y "está en la mejor disposición de moderar" la crisis y ofrecer sus buenos oficios para mediar en el conflicto, y apoyó las propuestas de los demás países.

El embajador de Venezuela, Roy Chaderton, aseguró que no era el momento para que la OEA "participe o añada contenido o volumen político o diplomático a una solución que deseamos sea resuelta con el diálogo entre los dos países".

Chaderton expresó su deseo de que "desaparezcan las intrigas y realmente podamos como hermanos resolver nuestros problemas bilateralmente sin llamar a auxilio a terceros, así sea la OEA".