Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Seis días después que el Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica, ordenó el traslado de tropas de policías armados con pertrechos de alto calibre a la Isla Calero en las riberas del Río San Juan, el canciller del vecino país del sur, René Castro, pidió a China Continental cooperación para construir una escuela de entrenamiento para sus soldados. A finales de la semana pasada, según agencias de noticias, Castro desde Pekín, luego de haberse reunido con su homólogo chino, Yang Jiechi, dijo que su país necesita de mucha asistencia para reforzar la lucha contra fuerzas armadas de las bandas de narcotraficantes.

“En Costa Rica necesitamos dedicar recursos a preparar policías. Pedimos a China su cooperación para construir y equipar la escuela nacional de policía, en una ubicación aún no decidida, y Yang me dijo que coinciden sus informaciones con las nuestras. Creen que combatir el crimen organizado debe ser prioritario”, manifestó Castro el 28 de octubre.

El conflicto con Nicaragua

Seis días antes, en la madrugada del 22 de octubre, Costa Rica inició el envío de efectivos de la Fuerza Pública hacia el noroccidental sector fronterizo con Nicaragua, exactamente, a la Isla Calero, aduciendo que dragado que el gobierno nicaragüense ordenó en el Río San Juan, estaba afectando el territorio costarricense.

La tensión se ha mantenido desde entonces en la zona fronteriza con tropas del Ejército de Nicaragua y Policías de Costa Rica, ahora en Barra del Colorado, pertrechados hasta los dientes con armamento de alto calibre, atizados por declaraciones del ministro de Seguridad Pública del país vecino del sur, José María Tijerino, quien ha advertido que los militares nicaragüenses se irán por la razón o por la fuerza del territorio que San José considera propio.

China Continental anuente

Luego que Castro pidió apoyo para entrenar a los policías costarricenses, China estudia apoyar el combate de Costa Rica contra el crimen organizado con la construcción de una escuela nacional de policía en el país centroamericano.

Castro y su homólogo de Pekín, coincidieron en que el istmo centroamericano registra una “preocupante presencia” del crimen internacional organizado alimentado por el narcotráfico.

Hasta ahora se dan cuenta

Según Castro, hasta ahora no se había elevado a urgente el nivel de la lucha contra el crimen organizado, “pero al compartir las informaciones con los países vecinos en Antigua (Guatemala), se armó el rompecabezas y concluimos en la necesidad de acciones a nivel nacional y regional”.