Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

Las tensiones provocadas por Costa Rica con respecto al Rio San Juan son producto de “algunos cabeza caliente” y extremistas costarricenses que tratan de crearle problemas a la presidenta de ese país, Laura Chinchilla, dijo ayer el vicepresidente Jaime Morales Carazo.

Después de entregar 21 mil dólares aportados por el gobierno de Taiwan a una docena de proyectos comunales, el vicemandatario dijo claramente que las aguas del Rio San Juan “son absolutamente nicaragüenses y no cabe ninguna negociación en el marco de la OEA”.

El organismo hemisférico --que ayer aprobó en Washington enviar a su Secretario General, José Miguel Insulza para conversar con los mandatarios de los países en tensión-- “no tiene nada que ver en este supuesto problema limítrofe porque ha sido fallado y ratificado por la Corte Internacional de Justicia de La Haya”.

Don Jaime dice que sobre el problema ocasionado por Costa Rica ha habido una sobre reacción “de nuestros hermanos y vecinos costarricenses: primero, enviaron policías que sabemos que no son Ejército, pero parecen por el equipo que portan; segundo, van camuflados como que si fueran Ejército, pero eso es cuestión de cada país”.

“Afortunadamente hoy (ayer) en la OEA se hizo lo que recomendó el presidente Daniel Ortega desde el inicio, que se converse en la Comisión Binacional, allí se pudo haber resuelto todo esto sin necesidad de ir a otro lado. Ir a al Tribunal Internacional de La Haya era lógico que lo propusiera el presidente Ortega, porque allí conocen todos los detalles e interioridades del proceso sobre este asunto, indicó el vicemandatario.

El vicemandatario también dijo que algunos medios de comunicación (de Costa Rica), convertidos en agitadores políticos son los interesados en echarle leña al fuego, “pero espero que se dé lugar a la palabra en vez de la confrontación”.

Tradición civilista de Nicaragua

Dijo que la presidenta Chinchilla es una persona de gran madurez, muy equilibrada y sensata, y los mensajes que ha dado el presidente Ortega han sido en el mismo tenor, muy comedido, prudente y sensato, y desde el principio recomendó que fuese la Comisión Binacional la que tratara estos asuntos.

Pero ante la intempestiva actitud de Costa Rica de acudir a la OEA, el presidente Ortega dijo: “Vayamos en todo caso a La Haya”. ¿Qué ocurre? Que Nicaragua, pese a los problemas bélicos que hemos tenido a lo largo de nuestra historia, hemos sido civilistas y pacifistas; somos el país en Latinoamérica que ha ido más a tribunales internacionales de justicia, recurrido a organismos, laudos o árbitros internacionales, y todos los ha cumplido pese a que algunos han sido adversos, dijo.

En la reunión de Cartagena con los presidentes, en un punto referido al fortalecimiento institucional “dije: fortalezcamos nuestras instituciones; el Parlamento Centroamericano; la Corte Centroamericana de Justicia; el Sistema de Integración Centroamericano, la Secretaría de Integración Económica y el Banco Centroamericano de Integración Económica, pero también en aras de la institucionalización, respetemos todos los fallos de la CIJ, porque si no, tendremos que exigir reciprocidad. Porque si una cosa ya está fallada y después se viene a poner en duda por otros intereses, eso no es democracia, ni justicia ni civilidad”, apuntó el vicemandatario.