Jessie Ampié
  •  |
  •  |
  • END

Luego que líderes de 62 comunidades ubicadas en las riberas del Río Coco pidieran al gobierno decretar emergencia alimentaria, autoridades edilicias del municipio de San José de Bocay, en el departamento de Jinotega, decidieron declarar alerta roja en 43 comunidades de la zona, las cuales también están sufriendo carencia de alimentos.

El alcalde de dicho municipio, Erlis Walter Torres, solicitó al gobierno y a la cooperación internacional la colaboración en lo que ellos ya consideran una “emergencia” y pidió la pronta gestión de recursos para reducir la actual crisis que están pasando, producto de la pérdida total de sus cultivos debido a las fuertes lluvias de meses anteriores.

Sin semillas están muertos

“Consideramos que de no apoyar a nuestros campesinos con semillas de fríjol para la cosecha de Apante, nos estaríamos enfrentando a una inminente escasez de alimentos, ya que el cultivo es el principal rubro económico y productivo de este municipio. De no hacerlo, ocasionaría la inseguridad alimentaria en toda la zona”, afirmó Torres en un escrito dirigido a las autoridades gubernamentales.

Un estudio realizado por la municipalidad arrojó que se han perdido 618 manzanas de arroz, 826 manzanas y media de fríjoles y 180 manzanas de maíz, las cuales se pretendían comercializar y servir de reservas a las cuatro mil 106 familias de la zona que totalizan 24 mil 27 personas.

“Debido a la gran cantidad de lluvia que cayó, se perdieron todos los cultivos de primera y ya no hay semillas para la siembra de Apante”, reiteró el edil.

Asimismo, refirió “decretamos alerta roja en el 25 por ciento de las comunidades del municipio y pedimos semillas para cultivar y salir de esta crisis alimentaria”, concluyó Torres.

Nicaragua con grande índices de pobreza

La doctora Aleyda Siu Villareal, Presidenta de la Asociación de Nutricionistas y Dietistas de Nicaragua, Annudi, explicó que en el país hay un mapa de pobreza extrema y de miseria por lo que la inseguridad alimentaria cada día va creciendo.

La especialista señaló que en Nicaragua hace pocos meses se lanzó el Plan Nacional de micronutrientes, pero que aún así hay que preguntarse sobre la cantidad de niños nutridos que hay en el país.

De igual manera indicó: “si tenemos problemas de hambruna, hay que enviar bebidas y alimentos fortificados que solamente necesitan agregarle agua, así estamos dando una mejor nutrición”, explicó la doctora Siu.

También señaló que cuando se habla de emergencias o de situaciones de gran tamaño, se olvida de qué manera se va a nutrir a los afectados.

“En la zona posiblemente hayan árboles, pero hay que ver si están o no en temporada. De qué sirve tener tierras si no hay cultivos y el poco acceso a los alimentos es un gran problema”, agregó.

Nutricionista señala graves consecuencias de la hambruna

“A largo plazo la falta de alimentación ocasiona el retardo de crecimiento, ya no se recupera la talla, vamos a tener niños chiquitos, también deficiencias a nivel del sistema nerviosos central, donde se desarrolla el intelecto. Ésos son daños irreversibles. El chavalo no es que no sea inteligente, sino que tuvo problemas de deficiencias nutricionales quizás desde el útero materno o los primeros cinco años de vida y ya no va a tener recuperación”, explicó Siu.