Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Fátima Hernández, quien se sostiene en huelga de hambre en espera de una resolución del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, podría dejar el hospital para volver a la entrada de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, hasta donde hoy regresó su padre, luego de sufrir problemas de hipertensión.

Aunque la ley estipula cinco días para que el TAM se pronuncie, la institución sigue sin resolver.

La excusa que los magistrados blanden es que deben estudiar bien el caso y no aceptan presiones de nadie, luego fue que tenían la obligación de participar en un seminario sobre el Código de Procedimiento Civil donde se han encerrado los últimos dos días, mientras tanto la salud de los huelguistas se agota.

Esteban Hernández, padre de Fátima, dijo estar mejor luego que la hipertensión arterial y la diabetes lo enviaron el jueves al hospital.

En tanto, Fátima se siente un poco mejor, a pesar del golpe que recibió al caerse de la cama el jueves.

“Lo que pasa es que recibe maltrato de parte del personal del hospital ‘Carlos Roberto Huembes’, no le están dando los medicamentos y como ella no ingiere alimentos, la dirección del centro hospitalario dijo que no se hacen responsables de lo que le suceda”, agregó.

Según Hernández, la intención de Fátima es salir del hospital e ir nuevamente al plantón.