•  |
  •  |
  • END

Se fue a una clínica privada para la extracción de un quiste en el pecho, sin embargo, poco le faltó para terminar en situación fatal a la señora Emilina Arriaza Guido, cuando una infección la invadió luego de la intervención quirúrgica.

Éste es uno de dos casos denunciados en conferencia de prensa en la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, por supuesta negligencia médica tanto en centros privados como en públicos.

En el primer caso la joven Diana Castellón Arriaza, hija de la afectada, señaló al doctor Carlos Vargas Hernández de supuesta negligencia médica, por la intervención quirúrgica menor realizada para eliminar una enfermedad mamaria benigna y una enfermedad fibroquística asociada.

Según la hija de la afectada, desde el primer día su mamá tuvo enrojecimiento y posteriormente se inflamó el área intervenida y comenzaron cinco días de fiebres.

La herida era limpiada día de por medio por el médico, el doctor Vargas, quien cambió los antibióticos, pero el medicamento no tuvo efecto. Así que los familiares de la señora Arriaza consideraron recurrir a otro centro médico, donde se le valoró y le aplicaron otros tratamientos y se le extrajo pus, intervenciones que dieron buen resultado, quedando estable de salud, aunque le advirtieron que por la infección podía haber perdido el pecho.

Diana Castellón alegó que entonces reclamaron al doctor Vargas y lo responsabilizaron de la infección, por lo que también solicitaron que cubriera los costos médicos del otro hospital, sin embargo, éste sólo ofreció 600 dólares para tal fin.

La joven aseguró que con la denuncia, su intención es que se sancione al médico por mala praxis y que otras personas no sean víctimas.


La explicación del Doctor Vargas
Por su parte, el doctor Vargas alegó que desde un principio le advirtió a la paciente que tenía exceso de grasa en la zona afectada y antecedentes de infección en las axilas, así también, que su padecimiento no era de alarma inmediata, pero bajo la insistencia decidió buscar las condiciones para hacer la intervención el 25 de septiembre de este año.

De acuerdo con su informe, se le retiró el dreno al quinto día y fue al séptimo que iniciaron las complicaciones, por lo que se cambió en dos ocasiones los antibióticos.

Para el 18 de octubre se les dijo que habría otro cambio de medicamentos, pero que primero debía drenar y tomar muestras, pero la paciente y sus hijas decidieron no regresar, señalando que hasta ahí llegó su responsabilidad.

“Si decidieron ir con otro médico sin terminar lo iniciado, era bajo su responsabilidad. Incluso posteriormente me solicitaron apoyo y lo que les indiqué es que podía ayudarlas con medicamentos, pero en ningún momento les he ofrecido dinero”, dijo el galeno respaldado por su asistente y la secretaria.

Él adujo que siempre actuó con mucha diligencia y profesionalismo, por lo que no tiene temor a que las autoridades intervengan.

El otro caso

Totalmente independientemente del caso anterior está la situación de la muerte de Virginia del Socorro Soto López, por lo cual se señaló a médicos del centro de salud “Sócrates Flores” y del Hospital “Berta Calderón”, lugares donde fue asistida y que según el informe conclusivo del mismo hay responsabilidades de varios miembros del personal de salud en tanto que la señora murió por una hemorragia severa, algo que pudo evitarse si se le hubiese atendido a tiempo.

En este caso el doctor Cuevas comentó que el Minsa no ha informado al marido sobre las medidas específicas a tomarse contra el personal responsable, algo a lo cual tiene derecho.

Por otra parte, señaló que ya se hicieron las denuncias ante las autoridades policiales para que se levante una acusación contra los responsables.