•  |
  •  |
  • END

La estabilización del nivel de lago de Managua, para que no continúe contaminando el lago Cocibolca a través del río Tipitapa, depende de la apertura de una salida o cauce temporal artificial que funcione como drenaje al exceso de agua proveniente del Xolotlán en las épocas de llena, según indicó el ecologista  y asesor presidencial en temas ambientales, Jaime Incer Barquero.

De acuerdo con datos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, el aumento de los niveles de agua en el Lago de Managua como consecuencia de las constantes lluvias de este invierno, provocó que el Xolotlán descargara un total de 500 toneladas de lodo en el Cocibolca.

En el mes de septiembre, representantes de la Defensa Civil de Nicaragua informaron que el Lago Xolotlán había superado los niveles históricos alcanzados hace 12 años durante el huracán Mitch, llegando a los 42,30 metros, mientras que el dato máximo era de 42,10 metros.

En referencia al tema, Incer Barquero destacó que el traspaso de agua contaminada desde el lago de Managua hacia el Lago Cocibolca a través del Río de Tipitapa, está amenazando la calidad y aprovechamiento de este último recursos acuático.

“El Lago de Nicaragua está siendo utilizado en la ejecución de proyectos que consisten en aprovechar esta agua para el abastecimiento humano”, recordó Incer.

Mejor al Pacífico que al Cocibolca
De igual forma explicó que la construcción de este cauce de 10 km de largo debería ser llevada a cabo a partir de la costa del lago, cerca de Nagarote hasta el río Tamarindo.

“La mejor opción para acabar con el traspaso de la contaminación de un lago al otro, en el presente y en el futuro, es buscar una salida de las aguas hacia el río Tamarindo, que  las llevaría directamente al Pacífico, en vez de al lago de Nicaragua.”, expresó Incer.

Agregó que esta obra no representa una gran inversión, en vista de la importancia de mantener al Lago Cocibolca libre para consumo humano.

Por su parte, el sociólogo Cirilo Otero, refirió que las autoridades competentes deben ejecutar los mecanismos requeridos para evitar la contaminación del Cocibolca, ya que esta trae afectaciones al manto acuífero y a las formas de vida ahí existentes.

“Con la sedimentación se pierden las formas de vida porque cada forma de vida tiene un funcionamiento para traer oxígeno y entonces empiezan a nacer otro tipo de algas ofensivas para el ambiente”, detalló Otero.

Evitar más contaminación
Otero aseguró que todas las aguas que son tratadas tienen un grado de contaminación ya que el abastecimiento del vital líquido en Nicaragua proviene de cuerpos superficiales más que de mantos acuíferos.

“El agua en Nicaragua es muy rica en otros minerales pero también en contaminantes. Además tenemos un serio problema de contaminación por manejo, transferencia y acumulación de desechos”, apuntó Otero.

Asimismo destacó la necesidad de implementar políticas de prevención, mitigación de reforestación y demás acciones entre las comunidades y las autoridades edilicias, con el fin de sanear los diferentes cuerpos de agua hasta obtener un grado aceptable de pureza.


* (Estudiante)