•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Después de 21 años de tener pleno dominio y posesión de una propiedad de 320 manzanas en la comunidad El Becerro, municipio de Villa Nueva, departamento de Chinandega, un grupo de 106 obreros que se dedican a la minería artesanal, aglutinados en la Cooperativa Agrícola “El Quemado” se sienten temerosos de ser expropiados de 170 manzanas.

De acuerdo con la indagación registral efectuada por la Procuraduría General de la República (PGR), el problema de propiedad es meramente privado, pues de las 320 manzanas de la finca “El Pajuil”, 150 fueron adquiridas legalmente a través de un título de reforma agraria el 23 de septiembre 1989, el resto de la propiedad fue ocupada de manera ilícita por los cooperados. Las 150 manzanas del título de reforma agraria nunca han sido inscritas a favor de los mineros.

Conflicto es privado
La finca rústica El Pajuil se ubica a 9 kilómetros al noreste de Villa Nueva, fue hipotecada en los años 90 por el productor Miguel Guerrero Reyes, y posteriormente por otros familiares, al final dicha propiedad fue absorbida por Bancentro, y desde hace tres meses los cooperados negocian la compra venta de la propiedad al igual que la empresa de capital canadiense Tritón Minera.

Según una fuente ligada a la PGR, el conflicto de propiedad es privado, y el Estado no puede intervenir, porque de acuerdo con averiguaciones efectuadas en los informes registrales de dicha propiedad, el derecho de posesión y dominio legal está a favor de Bancentro, entidad que supuestamente realiza negociaciones para la efectiva venta de las 170 manzanas que están ocupadas por los cooperados.

“Bancentro ha sido tolerante con esta gente que por mucho tiempo ha usurpado propiedad privada, y que ni siquiera se habían preocupado por legalizar la otra parte de la propiedad”, detalló la fuente de la PGR.

El minero Manuel de Jesús Maradiaga, presidente de la Cooperativa Agrícola “El Quemado”, se presentó el 28 de septiembre del presente año ante la PGR para solicitar un aval de “no objeción” de un título de reforma agraria, con el objetivo de verificar la validez del título y demostrar el derecho real que poseen los 106 cooperados.

Conflicto entre empresas mineras
En tal sentido, los representantes de la cooperativa El Quemado entraron en negociaciones con Bancentro para adquirir legalmente la propiedad de 170 manzanas. Según Aníbal Moreno, Coordinador de la Junta de Vigilancia y miembro activo de dicha Cooperativa, desde hace dos meses realizaron un deposito de 75 mil dólares por el excedente de la propiedad (170 manzanas), y de esa manera sanear una hipoteca que, a pesar de ser ajena, fue cancelada por la cooperativa, con el objetivo de legalizar toda la propiedad y poder desarrollarse como empresa privada independiente.

“Nos propusimos pagar la hipoteca y legalizar la propiedad, porque tenemos derechos de posesión, hemos permanecido en el lugar por más de 21 años, sin embargo, la Tritón Minera trata de apropiarse de la propiedad ofreciendo más dinero por la compra venta de las 170 manzanas, evitando de esa manera que la empresa bancaria oficialice la venta a nombre de la Cooperativa, aun con la cantidad de dinero depositada, previa negociación”, refirió el minero.

Además del interés por adquirir la propiedad de manera negociada con la entidad bancaria, la empresa de capital canadiense supuestamente insta a los cooperados para que vendan las 150 manzanas que poseen.

“La mina (Tritón Minera) ha dejado de comprar el producto (broza orifica) que nosotros extraemos de manera artesanal, ellos tratan de asfixiarnos económicamente porque conocen de nuestra situación, saben que tenemos deudas que pagar y familias que mantener”, dijo por su lado Duilio Miranda Moreno, vicepresidente de la Cooperativa, tras asegurar que nadie podrá quitarles dicha propiedad.

EL NUEVO DIARIO trató de conocer este viernes la versión oficial de la Tritón Minera, empresa con presencia en la comunidad Mina Limón, en el municipio de Malpaisillo, pero los representantes de dicha empresa (Paulo Venturo, gerente, y Jorge Martínez, asesor), no se encontraban disponibles.

Gestionan permiso de explotación
Una de las preocupaciones más grandes que existe entre los güiriseros de la mina artesanal El Quemado continúa siendo la inestabilidad en el derecho de posesión del área de explotación y extracción de broza orífica, que se ubica dentro de las 170 manzanas que están siendo negociadas por la entidad bancaria y que aún no han sido legalizadas.

De acuerdo con Miranda Moreno, aunque en la propiedad no se han realizado grandes inversiones, se mantiene cercada toda el área limítrofe de la finca El Pajuil, que anualmente es reforestada con árboles nativos.

“Tenemos varios años de solicitar a las autoridades del Ministerio de Industria y Fomento (Mific) el permiso de operación para proceder de manera industrial con el derecho de explotación de la mina, pero según parece existen intereses de por medio que han retrasado nuestra solicitud”, detalló Miranda.