•   Tomado de La Nación Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, culminó hoy su misión mediadora en la disputa limítrofe entre Costa Rica y Nicaragua, con una visita a la frontera desde la margen costarricense y una reunión con la mandataria Laura Chinchilla.

"He tenido la oportunidad de visitar la zona en helicóptero y me formé un cuadro bastante claro", señaló Insulza en San José, luego de reunirse -por segunda vez desde el sábado- con la presidenta Laura Chinchilla. "Espero que este problema se resuelva de manera constructiva", agregó en rueda de prensa Insulza, quien debe entregar mañana su informe al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington.

Como parte de esta misión mediadora, Insulza se reunió el sábado en Managua con el presidente Daniel Ortega, quien propuso colocar hitos en esa zona selvática de la frontera, y visitó el San Juan desde la margen nicaragüense.

"No voy a dar (en esta visita) mi impresión sobre temas conflictivos", declaró el secretario general, indicando que su informe lo entregará al Consejo Permanente. "Me llevo toda esa información, voy a informar mañana al Consejo", añadió Insulza, quien explicó que "la nuestra no es una función de tomar decisiones, sino de facilitar el diálogo entre ambos países para resolver los problemas".

Más temprano, el diario costarricense La Nación difundió en su sitio en internet que Insulza y su equipo, así como funcionarios de la Cancillería tica que sobrevolaron la "Isla Calero", no observaron izada la bandera de Nicaragua en el territorio costarricense ni la presencia de militares.

Leonardo Salazar, cartógrafo del Instituto Geográfico Nacional e integrante del equipo que sobrevoló la zona con Insulza, afirmó a La Nación que sí vieron los campamentos en la isla y también los avances en la apertura de una trocha con la que pretendían unir el río San Juan con la laguna Los Protillos, en el mar Caribe.

A Insulza lo acompañaron su asesor y excanciller argentino, Dante Caputo. Ambos volaron en el helicóptero TI BBU, al mando del piloto José Miguel Alfaro.

Ambos países están inmersos en una disputa que estalló por los trabajos de dragado del nicaragüense río San Juan, que corre en tramos de la frontera, iniciados el 18 de julio. Costa Rica ha denunciado presencia militar nicaragüense en su territorio, lo que niega Nicaragua. El conflicto llevó a Costa Rica, que carece de ejército, a movilizar unos 200 policías con armamento de guerra a la frontera. Nicaragua también reforzó la vigilancia en la frontera con soldados, pero afirmó que lo hacía por operaciones contra el narcotráfico y no en respuesta a la movilización policial costarricense. Costa Rica no movilizaba fuerzas policiales a la frontera desde los años 80, cuando operaban en esa área los rebeldes "contras" nicaragüenses financiados por Washington.

Establecidas condiciones para un "diálogo"
El canciller costarricense, René Castro, expresó hoy que la misión de Insulza ha sido "constructiva", pues ha ayudado a generar las condiciones para un "diálogo" entre Managua y San José. "Creemos que la visita de estos días de la OEA (...) ha sido muy constructiva", indicó Castro en una rueda de prensa junto a Insulza. "Sentimos que estamos avanzando en las condiciones necesarias para fomentar el diálogo bilateral", agregó.

Ortega había señalado que la OEA no tenía competencia en este diferendo y que su país lo llevaría a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que el año pasado ratificó la soberanía nicaragüense en el San Juan y reiteró el derecho de Costa Rica a la libre navegación en el río con fines de comercio.