•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, recomendó hoy a Costa Rica y a Nicaragua acudir a una comisión binacional, con el acompañamiento del organismo, y evitar la presencia de soldados o agentes de seguridad en la frontera, y resaltó el interés de ambos países en el diálogo.

El titular de la Organización de Estados Americano (OEA) señaló en el informe verbal que presentó en la sesión extraordinaria sobre el litigio limítrofe que enfrenta a ambos países que hay "potenciales espacios de entendimiento" entre Costa Rica y Nicaragua para dirimir sus diferencias.

Tanto la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, como el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, señalaron en sus reuniones con el secretario general que las discusiones en torno al río San Juan y los aspectos medioambientales, la seguridad y el desarrollo fronterizo "han sido temas recurrentes" en el diálogo bilateral, declaró Insulza. También indicaron que, "si bien la situación se ha tensado, no existe deseo alguno de que escale" la confrontación, explicó, al tiempo que recalcó que ambos "manifestaron reiteradamente su interés en dar prioridad al diálogo".

De hecho, afirmó Insulza, los dos líderes reconocen que la comisión binacional es el espacio institucional adecuado para abordar temas de interés mutuo, y ambos estarían dispuestos a acudir a la próxima cita, prevista para el 27 de noviembre, acompañados de representantes de la Secretaría General de la OEA.

Los dos gobiernos "ratificaron su firme compromiso con la paz en la región, el diálogo franco y directo" para abordar su agenda bilateral, por lo que Insulza recomendó que Costa Rica y Nicaragua realicen la próxima reunión de la comisión binacional en presencia de la OEA para tratar de manera urgente sus diferencias. También recomendó en su informe "evitar la presencia de las Fuerzas Armadas y de seguridad en áreas donde su presencia pudiera generar tensión", ante la denuncia de Costa Rica de que militares nicaragüenses se encuentran en su territorio.

Mutua cooperación para combatir el narcotráfico
Por otra parte, apuntó a la revisión de los mecanismos de cooperación entre ambas naciones centroamericanas para "prevenir y confrontar el narcotráfico, el tráfico de armas y el crimen organizado" en la frontera.

De acuerdo con Insulza, Costa Rica expresó que comparte el interés de Nicaragua en resguardar la frontera de esta lacra y también los dos países coinciden en la oportunidad de impulsar planes conjuntos de desarrollo en el área, aunque dentro de los límites de cada uno. "Son áreas en los que es posible lograr acercamientos", señaló, sobre todo, porque las dos naciones coinciden, además, en la importancia de la protección del medioambiente, en referencia al dragado del río San Juan que efectúa Nicaragua.

Costa Rica da plazo de 48 horas
Por su parte, Costa Rica dio hoy un plazo de 48 horas a Nicaragua para que acepte las propuestas de Insulza, y cumpla con la recomendación que hizo éste de evitar la presencia de tropas en el territorio en disputa.

El embajador Castillo, declaró en la sesión extraordinaria que ambas partes no llegaron a un acuerdo sobre un texto de resolución, pese a las negociaciones de última hora que se habían llevado a cabo. "Costa Rica acepta las propuestas" del secretario general, "pero a partir de ahora establece un plazo de 48 horas para que ambos países manifestemos la aceptación de todas las propuestas y de su cumplimiento en cuanto a la retirada de las tropas nicaragüenses de suelo costarricense", afirmó.

Planteó que se suspenda la sesión extraordinaria y se reanude al vencimiento de las 48 horas el jueves por la tarde para conocer el resultado de esta solicitud de Costa Rica.

Por su parte, el embajador nicaragüense Denis Moncada rechazó el ultimátum de Costa Rica y apostó "por un diálogo, una negociación para encontrar una solución pronta a la disputa".

"Amojonamiento es una burla"
Asimismo, para Costa Rica, el planteamiento de Nicaragua, que insistió en una comisión binacional para trabajar la agenda pendiente, incluyendo el amojonamiento y la delimitación de la frontera, entre otros aspectos, es una "burla". "Es una burla para los esfuerzos que ha realizado la OEA, para Costa Rica, para el Sistema Interamericano, para la paz en la región, que un país invasor, agresor, se conduzca de esa manera", destacó el embajador.

Su homólogo nicaragüense, Denis Moncada, por su parte, afirmó que su país "rechaza y no admite las afirmaciones de Costa Rica en el sentido de que somos un país agresor invasor y que las Fuerzas Armadas están violando su soberanía". "Eso no es cierto y lo hemos afirmado reiteradamente, enfáticamente, en este foro y en otros. La defensa de la soberanía y de la integridad territorial de Nicaragua no es un tema de discusión para Nicaragua, es una cuestión de principio y un derecho irrenunciable del pueblo nicaragüense", sostuvo.

Insistió en que la defensa que hace Nicaragua del río San Juan y de sus limítrofes se basa en el tratado de límites Jerez Cañas (1858) y sus instrumentos Laudo Cleveland y Laudo Alexander y en la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 2009.

Finalmente, la OEA decidió  suspender la sesión de hoy. El presidente del Consejo, el salvadoreño Joaquín Maza, sostuvo que la sesión se retomará a las 21.00 GMT del jueves, con lo que da un plazo de 48 horas a Costa Rica y Nicaragua para realizar sus consultas, tal y como había pedido el embajador de San José ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Enrique Castillo.