•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La cantidad de muertos por cólera en Haití se disparó a 724, un aumento de más de 80 muertes respecto a ayer, con tres fallecidos más en Puerto Príncipe, informaron esta mañana funcionarios de la salud.

El número de enfermos quedó ahora por encima de 11.000; un millar más que las cifras divulgadas ayer, anunció el ministerio haitiano de Salud.

La epidemia se desató en el valle del rio Artibonite a mediados del mes pasado y cuando parecía contenida la cantidad de muertes comenzó a aumentar dramáticamente en los últimos días.

La inquietud crece sobre todo en Puerto Príncipe, donde centenas de miles de haitianos duermen en campamentos de refugiados desde el sismo del 12 de enero, que dejó más de 250.000 muertos y 1,5 millones de desplazados.

Cólera, "Problema de seguridad nacional"
El director adjunto de la OPS, el doctor Jon K. Andrus, comparó la epidemia de cólera que se descubrió el 19 de octubre, y que fue declarada ayer "problema de seguridad nacional" por las autoridades sanitarias de Haití, con la registrada en 1991 en Perú, y consideró que todo apunta a que el contagio aún "aumentará con creces".

Andrus recordó que la epidemia de 1991 se propagó a 16 países y produjo, sólo en Perú, más de 650,000 casos a lo largo de seis años. Con un ajuste proporcional al tamaño de la población, un modelo de contagio similar "produciría más de 270,000 casos en Haití", aseguró. "Tenemos que pensar a largo plazo y hacer planes acordes", añadió. "La bacteria está presente en los ríos y el sistema de abastecimiento de agua, de manera que estará allí por varios años."

El paso del huracán "Tomás", que dejó este fin de semana 21 muertos, nueve desaparecidos y cuantiosos daños materiales, ha agravado el problema, según Andrus, que no descartó un repunte de casos en los próximos días. "Tenemos motivos para suponer que la inundación generalizada ha aumentado el riesgo de transmisión del cólera", explicó.

El agua y el hacinamiento
Otro gran foco de preocupación es el hecho de que empiecen a notificarse casos en la capital, Puerto Príncipe, habitada por unos 3 millones de personas y golpeada violentamente por el sísmo del pasado 12 de enero. La "deficiente infraestructura de saneamiento, de agua y de hacinamiento" que presentaba la ciudad aún desde antes de enero la convierten en un escenario "muy propicio para la propagación rápida del cólera", según la organización.

"Tenemos que prepararnos para un aumento importante en el número de casos" en la capital, afirmó Andrus, quien subrayó la urgencia de "estar preparados con todos los recursos necesarios para una respuesta rápida".

Ese número creciente de casos va a suponer "enormes exigencias" al sistema de respuesta desplegado por la propia OPS y otros organismos, cuyo éxito dependerá de "la manera flexible e innovadora en que las personas manejen la situación" en los establecimientos hospitalarios y de salud.

A pocos días para las elecciones
A pocos días para las elecciones generales del próximo 28 de noviembre, reclamadas por la comunidad internacional tras el sismo de enero, Andrus consideró que las actividades derivadas de los comicios no agravarán la epidemia, y podrían, incluso, ayudar a evitar su propagación. "No hay razón alguna para suponer que las elecciones pudieran tener un efecto negativo en la epidemia de cólera y, de hecho, el Ministerio de Salud planea aprovechar la ocasión para difundir mensajes de prevención a la población", indicó.

En Haití, no obstante, el tema del cólera ya ha irrumpido en el debate político, y varios candidatos temen que el Gobierno se aproveche de estas circunstancias para posponer las elecciones.

La contribución de la OPS a la mitigación de la emergencia sanitaria en Haití se centra en hacer llegar los insumos médicos y los mensajes de prevención a los habitantes, una tarea en la que colabora con organismos de las Naciones Unidas, con el Ministerio de Salud del país y con organizaciones no gubernamentales.