•   TEGUCIGALPA/AGENCIAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El Comité para la Defensa de los Derechos Humanos de Honduras (Codeh) denunció ayer que siete hombres sospechosos de secuestrar a un pariente del presidente Porfirio Lobo, aparecieron ejecutados el miércoles en un sector del oriente del país.

En un comunicado, el Codeh informó que "la Policía antisecuestros, capturó a siete personas por considerarlas sospechosas del secuestro del empresario Luis Lobo".

Agregó que la mañana del miércoles "las siete personas aparecieron ejecutadas en una hacienda cerca al departamento del Paraíso", también al este del país.

Detalló que "las personas asesinadas por la Policía son Jorge Gustavo Castro, Rubén Emilio Castro, Tomás Alberto Suárez, Carlos Alberto Murillo, Jesús Murillo Urbina, la joven Yuri Montoya y Marcos Castro".

El presidente del Codeh, Andrés Pavón, indicó a la AFP que "las siete personas fueron ejecutadas en una hacienda".

El empresario Mario Moya Lobo, de 54 años, secuestrado el 16 de octubre, fue rescatado el martes por policías hondureños asesorados por sus pares colombianos en La Zarsaloza, departamento de Olancho, a 200 km al este de Tegucigalpa.

El portavoz de la Policía, comisario Leonel Sauceda, manifestó a la AFP que "no hay ninguna política institucional que sin duda se preste a ese tipo de situaciones tan lamentables" y "se debe investigar plenamente qué fue lo que ocurrió".


"Nadie en esta institución está facultado para quitarle la vida a ninguna persona, solo tenemos que darle detención a cualquier delincuente, por muy criminal que sea, darle detención para ponerlo a la disposición de la justicia", añadió el oficial.

Colombia asegura que colaboró en rescate

En tanto, en Bogotá, el ministro de Defensa de Colombia, Rodrigo Rivera, aseguró que gracias al apoyo de la Policía colombiana, fue liberado el primo del presidente hondureño, Porfirio Lobo, secuestrado desde el pasado 16 de octubre y por quien pedían medio millón de dólares de rescate.

El funcionario colombiano señaló a periodistas que Mario Filiberto Lobo, "primo hermano" del gobernante hondureño, fue liberado la tarde del martes en un sector conocido como La Cuchilla de los Coyoles, en una zona rural del municipio de Catacamas, ubicado a 210 kilómetros al noreste de Tegucigalpa.

"Fue liberado sano y salvo el primo hermano del presidente Lobo, gracias a la capacidad y destreza que estamos brindando como cooperación a 14 países", dijo Rivera.

El ministro colombiano añadió que de rescate pedían una recompensa de 500.000 dólares y que tras la solicitud de ayuda por parte del Gobierno de Honduras, se envió una comisión asesora para buscar la liberación del primo del Presidente, de 54 años de edad.

"Con base en actividades investigativas y de inteligencia técnica, soportadas por una empresa de telefonía celular, fue posible establecer una nueva comunicación entre la familia y los secuestradores, a partir de la cual se adelantaron labores de rastreo y verificación", dijo por su parte la Policía colombiana en un comunicado.

En el operativo participó el Grupo Especial Antisecuestro de Honduras (Geas), apoyado por el Gaula de Colombia, que llegó en helicóptero a la finca donde mantenían secuestrado a Lobo.

"Durante 2010, la Policía Nacional de Colombia, en el marco de los acuerdos de cooperación con las autoridades hondureñas, ha participado activa y directamente en el rescate de 12 personas privadas de su libertad por la delincuencia de ese país", añadió el mensaje oficial.

Policía rechaza vinculación con matanza

Mientras, la Policía de Honduras rechazó ayer cualquier vinculación con el asesinato de siete sujetos en una remota región del departamento de Olancho (este), atribuida por un activista humanitario, tras la liberación de un pariente del presidente del país, Porfirio Lobo.

El portavoz de la Policía Nacional, Leonel Suaceda, aseguró a Acan-Efe que "los muertos no se le pueden atribuir a la Policía", porque la operación de rescate de Mario Filiberto Moya Lobo, ayer, se limitó a su liberación y "no hubo detenidos".

El jefe de la Policía en la ciudad de Catacamas (Olancho), Hugo Alvarado, indicó a periodistas que un equipo especial investiga el asesinato de las siete personas, cuyos cadáveres fueron encontrados ayer cerca de la aldea El Ocotillal, en un sector montañoso.