•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ex presidente costarricense y premio Nobel de la Paz Oscar Arias declaró hoy que la "agresión" de Nicaragua a Costa Rica pone en peligro la paz regional y aconsejó al gobierno de Laura Chinchilla llevar el caso ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

"Es un acto de agresión que amenaza la paz regional y creo que es un caso que debería ir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", manifestó Arias a la radioemisora Monumental. "Yo creo que ya se debe invocar el artículo 35.1 de la Carta de las Naciones Unidas para elevar esto al Consejo de Seguridad", agregó Arias, dos veces mandatario costarricense (1986-1990 y 2006-2010), quien lamentó que la presidenta Chinchilla no le haya solicitado ayuda en esta disputa.

Al ser consultada por las sugerencias de Arias, el político centroamericano con mayor prestigio internacional, Chinchilla respondió que "por supuesto que cualquier persona puede ayudar muchísimo" para resolver la disputa con Managua.

"Hemos procurado mantener informados a los ex presidentes de la república y también a algunos ex cancilleres clave", aseveró la mandataria. Sin embargo, no manifestó si la cancillería había efectivamente hablado con Arias en esta crisis y tampoco aclaró si tenía planes de pedirle ayuda. "Yo no puedo detallar (con cuales ex presidentes ha hablado la cancillería), pero por supuesto que aquí cualquier persona es valiosa", agregó.

Chinchilla descarta represalias a nicaragüensee en Costa Rica

Por otro lado, Chinchilla declaró que los miles de nicaragüenses que viven en Costa Rica "no tienen que temer absolutamente nada", al descartar que su gobierno pueda tomar represalias contra ellos por la disputa fronteriza con Managua.

Los nicaragüenses que viven en Costa Rica "no tienen que temer absolutamente nada, no tienen que temer nada", señaló Chinchilla a los periodistas, tras participar en un acto por "el derecho a vivir en paz" con miles de niños costarricenses en San José.

"Costa Rica seguirá mostrando esa vocación de acogida que ha tenido a lo largo de su historia, en algunos momentos acogiendo a gente que venía huyendo precisamente de la bota militar, ahora gente que busca mejores oportunidades de empleo", sostuvo la mandataria.

Más de medio millón de nicaragüenses -incluidos muchos indocumentados- vive en Costa Rica, donde desempeñan trabajos principalmente en la agricultura, construcción y servicio doméstico. "Los nicaragüenses que viven en Costa Rica siguen siendo tan respetados y queridos como siempre", expresó Chinchilla.

La pugna entre ambos países comenzó el pasado 21 de octubre, tres después que Nicaragua iniciara las labores de dragado del río San Juan por orden del presidente Daniel Ortega, con el fin de facilitar la navegación.

Costa Rica ha denunciado daños por el dragado y afirma que militares nicaragüenses tienen campamentos en territorio costarricense, por lo que llevó el caso a la Organización de Estados Americanos, cuyo Consejo Permanente retoma sesión esta tarde.