•  |
  •  |
  • END

Por primera vez en 15 años, la Organización de Estados Americanos (OEA) no logró consensuar una resolución. Ayer, tras más de siete horas de debates públicos y privados, y con el voto de 21 miembros, el Consejo Permanente de este organismo decidió aprobar el informe presentado por el secretario general, José Miguel Insulza, en el que se recomienda “evitar la presencia de militares” en la zona donde afirma Costa Rica se produjo “la invasión” del Ejército nicaragüense.

Nicaragua rechazó la votación y su resultado. Ecuador y Guyana se abstuvieron, Venezuela se opuso y Bolivia dijo "no votar", argumentado que así evita un enfrentamiento entre ambas naciones. Países como Brasil, Argentina, Guatemala, Estados Unidos, Canadá y Panamá votaron a favor.

La resolución pide una reunión de la Comisión Binacional para "tratar con carácter urgente aspectos de la agenda bilateral en el más breve plazo, a más tardar en la fecha originalmente acordada", que era el 27 de noviembre. Dicha agenda incluye abordar las acciones de densificación de los hitos fronterizos, tal como lo solicitó Nicaragua.

Hasta el último momento Nicaragua se negó a que fuese incluida en la resolución la recomendación de evitar la presencia de militares en la zona. Tal postura prorrogó durante más de tres horas el debate. En un receso de aproximadamente una hora y 40 minutos, ambos países no lograron acercar posiciones.

Luego del receso y por más de dos horas, la Asamblea debatió para consensuar la aprobación de la resolución a pedido del presidente de la OEA, el salvadoreño Francisco Flores. Durante más de una hora el debate se enfrascó en si debían o no votar. Nicaragua, Venezuela y Paraguay propugnaban por votar para decidir si convocar a la reunión de cancilleres. Guatemala, Panamá, Costa Rica y Colombia, entre otros, insistían en votar primero la resolución sobre el informe de Insulza.

“Esto es un grandísimo espectáculo (…), un inmenso desorden", lamentó el embajador de Venezuela, Roy Chaderton, al filo de las 10 de la noche, mientras se dio la primera votación, durante la cual su colega de Ecuador, María Isabel Salvador, pidió una explicación, pues confesó estar “absolutamente perdida”.

Pese a que la resolución no es vinculante, en sectores y medios de comunicación costarricenses, su aprobación se tomaba como una victoria para San José y no pudimos obtener anoche qué decisión tomará Nicaragua sobre la salida de los militares.

Nicaragua seguirá “la batalla”

A última hora y después de la segunda votación, el embajador tico, Enrique Castillo, retiró la solicitud de convocar a la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores. Dicha solicitud fue retomada por la representación nicaragüense y se espera que en la próxima semana se informe sobre la misma.

Nuestro embajador en la OEA, Denis Moncada Colindres, aseguró ayer a las 11 de la noche en una entrevista al oficialista Canal 4, que impugnará la votación basándose en la normativa de la OEA.

“Vamos a seguir batallando”, expresó por su parte el vicecanciller Valdrack Jaentschke, en lo que fue la primera reacción de un alto funcionario gubernamental.

Intenso debate desde la tarde

La sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA se caracterizó por los constantes altibajos. Nicaragua marcó el punto de partida y en tono enérgico insistió en un “diálogo sin condiciones”, mostrando pruebas de los daños medioambientales que ha causado Costa Rica al Río San Juan y las variaciones que éste ha sufrido a lo largo de los años.

“Lo que existe es un conflicto de límites originado por las incorrectas interpretaciones de Costa Rica”, reiteró el embajador nicaragüense ante la OEA, Denis Moncada Colindres, antes de presentar al científico Jaime Incer Barquero, quien brevemente explicó las causas de las transformaciones del río.

“Nicaragua no ocupa territorio costarricense, se mantiene dentro de territorio nacional.  No es desde ayer que el Ejército de Nicaragua ha patrullado y resguardado la zona, lo ha hecho desde siempre, porque sencillamente es territorio nicaragüense: lo es porque así se encuentra establecido en el Tratado Jerez-Cañas, el Laudo Cleveland, los Laudos Alexander y la sentencia de la Corte Internacional de Justicia", dijo Moncada.

Incer Barquero explicó que los sedimentos, la contaminación y la deforestación provocada por Costa Rica, han sido los principales causantes del cambio del delta del río. Este fenómeno, precisó el científico, “ha sido acelerado por el arrastre de las arenas volcánicas desde Costa Rica y la excesiva deforestación del antiguo bosque húmedo y tropical que antes existía en la cuenca sur del Río San Juan”.

El video de las tropas ticas

Nicaragua presentó un video del noticiero costarricense NR6 transmitido el 23 de octubre, donde se informa del despliegue de tropas ticas fuertemente armadas a la zona en conflicto. El video no concluyó por inusuales fallas técnicas durante su presentación.

El embajador tico, Enrique Castillo, contestó con más de una imprecisión y un tono irónico. El diplomático calificó a los “soldados” ticos como “ingenuos” e “ignorantes” por portar tiros en el pecho al estilo “Pancho Villa”, para justificar el armamento militar de su país, que actualmente no tiene ejército.

Panamá fue uno de los países que propugnó por una solución rápida y decidida mediante votación. Perú, sin embargo, instó a revisar el texto durante un breve receso con el propósito de afinarlo y finalmente aprobarlo y Nicaragua continuó oponiéndose al retiro de los militares nicas de la zona de conflicto.

En su informe Insulza recomendó retomar a lo inmediato la Comisión Binacional para iniciar las conversaciones sobre la línea fronteriza de acuerdo a los tratados y laudos existentes; evitar la presencia de fuerzas armadas en la zona, acordar mecanismos para combatir el crimen organizado y solicitar al organismo regional que facilite el diálogo.

El planteamiento peruano fue secundado por varias naciones, Venezuela entre ellas, pero tal postura provocó un repentino cambio en la delegación de Costa Rica y fue entonces cuando el debate, a eso de las 5:30 de la tarde, se empantanó nuevamente.

“Esto no es un capricho de Costa Rica, (el texto) ha sido consensuado, por lo cual es falaz decir que ahora se requiere negociar”, dijo Castillo.

“¿Cuánto creen que puede soportar un país esta situación en un foro temeroso de tomar decisiones firmes, de aplicar las normas que tiene? Esta organización no es un té de canastilla para venir a conversar. Esta organización tiene normas para aquellos miembros que las incumplan, para los que agreden a sus pares. No son imposiciones de Costa Rica, es la reacción de un país agredido”, agregó el diplomático tico, quien insistió en que a Nicaragua “le conviene cualquier minuto de demora porque así prolonga la invasión”.

Tras más de tres horas de negociaciones y sin poder conciliar posiciones, Insulza llamó a un breve descanso.

Después del descanso, la historia es conocida. Nicaragua reiteró su desacuerdo con la resolución y aseguró que proseguirá en la defensa de su soberanía después de 10 días de debate en el seno de la OEA.