•  |
  •  |
  • END

De concretarse la amenaza del presidente de la República Daniel Ortega de retirar a Nicaragua de la Organización de Estados Americanos, OEA, el país quedaría en una posición crítica a nivel internacional, aseguraron ex funcionarios diplomáticos consultados ayer tras la comparecencia del mandatario en cadena nacional.

Según el ex embajador nicaragüense en Costa Rica, Mauricio Díaz, la sola posibilidad de retirar el país de este organismo, abre la idea de “que estaríamos renunciando a otros temas de índole democráticos”.

Además, calificó de negativo el rechazo de la participación de Nicaragua en la reunión de cancilleres, ya que el mundo nos calificaría de país intransigente. “Retirarse de la OEA es como un salto al vacío, para dónde se va a ir si se sale de la OEA. Con esto la OEA entrará a una situación de parálisis y nosotros apareceremos como país intransigente”, recalcó Díaz.

Por su parte, el ex Canciller de Nicaragua, Norman Caldera, calificó como un error las palabras del presidente Daniel Ortega en su discurso la noche de ayer, donde el mandatario anunció que Nicaragua se retirará de la OEA, tras haber “perdido credibilidad en el organismo”.

“En riesgo vida democrática”

Caldera señaló que si bien la “OEA tiene sus funciones y éstas no están relacionadas con las demarcaciones territoriales”, la permanencia de Nicaragua en el organismo es de vital importancia para los países con vida democrática.

“Sería un error. Salir de la OEA es decirle no a mecanismos propios de los países que viven en democracia, para citar un ejemplo, la observación en tiempos de comicios electorales y Nicaragua tendrá elecciones el año entrante”, resaltó Caldera, quien prefirió no ahondar en el asunto, en vista que lo dicho por Ortega ni siquiera cumple las 24 horas.

“Hay que esperar, aún no se está claro de cuál sería el próximo paso de las autoridades de gobierno en esta crisis con Costa Rica”, agregó Caldera.

“Bien, irse a La Haya”

Para los ex diplomáticos la posición de Ortega no fue del todo negativa. A criterio del ex embajador Díaz, es acertada la decisión del gobierno de ir a resolver el problema limítrofe a la Corte Internacional de Justicia en La Haya. Así como la decisión de solicitar a la Corte el derecho de navegación en el río Colorado, de Costa Rica, en los mismos términos que los vecinos del sur navegan el Río San Juan.

“La propuesta de solicitar a La Haya los derechos de navegar el río Colorado mientras dure el dragado del río San Juan, me parece inteligente”, dijo Díaz.

“Tropas deben mantenerse”

Díaz aprobó también la posición del gobierno nicaragüense de no sacar las tropas del Ejército del territorio nacional, ya que si acepta lo contrario, sería como una confesión de partes, es decir aceptar que Nicaragua está invadiendo territorio tico.

Un punto negativo que las fuentes diplomáticas le acuñaron a Ortega fue la vinculación que hizo entre los países que no apoyaron abiertamente a Nicaragua y el crimen organizado. Para los expertos, el presidente no sólo no resultó conciliador, sino que hizo señalamientos delicados.