•   TOLA  |
  •  |
  •  |
  • END

Las adolescentes que oscilan entre los 14 y 17 años son el blanco perfecto de sujetos que se dedican a la trata de personas para explotarlas sexualmente, según declaraciones del Comisionado Mayor y Segundo Jefe de la Policía de Rivas, Javier Chávez, quien dijo que la institución está profundizando las investigaciones para identificar una red que se encarga de buscar a estas jovencitas a las que les consiguen cédulas falsas para reclutarlas y explotarlas sexualmente.

La existencia de la red quedó recientemente al descubierto en un proceso judicial que se ventiló en los juzgados de Rivas, por los delitos de explotación sexual, pornografía y acto sexual con adolescentes mediante pago, en perjuicio de unas gemelas de 15 años que estaban siendo prostituidas en San Juan del Sur.

En dicho proceso fueron condenados a 5 años de cárcel el estadounidense Peter Duncan Kolliner y el capitalino Evergard Francisco Peralta Traña, mientras que al sanjuaneño José Santos Sánchez, le recetaron seis años.

De acuerdo con el Comisionado Chávez, el departamento de Rivas es uno de los puntos del país “adecuado” para que se establezca la explotación sexual, la prostitución y la pedofilia ya que según él, además de ser fronterizo, tiene municipios turísticos como San Juan del Sur y Tola.

El jefe policial explicó que los encargados de reclutar a las menores de edad, utilizan varios métodos de convencimiento, siendo los más usuales, ofrecerles trabajos como domésticas y meseras, con buenos salarios “y una vez que llegan al punto donde se practica la explotación sexual, las convencen o las dejan a la fuerza”, señaló.

Hay antecedentes

La representante de la “Casa de la Mujer de Rivas” y vicealcaldesa de este municipio, Esperanza Núñez, señaló que el proceso judicial en el que se condenó a Peter, Evergard y Sánchez no es el primero en Rivas en materia de explotación sexual, tras recordar que el italiano Bruno Donatti, fue condenado por trata de personas en marzo del 2009, por lo que aseguró que las instituciones involucradas deben estar alertas para proteger a la niñez y a la adolescencia.

Según ella, una dificultad para evitar la trata de personas es que existe desconocimiento jurídico de este delito. “Es que no hay apropiación de este problema y sin darse cuenta, una adolescente se convierte en víctima por obtener un celular, ropa de marca o dinero y es aquí donde los padres deben estar atentos con sus hijos y preguntarles cómo obtienen cosas de valor o dinero”, señaló.

Agregó que muchas jovencitas caen en manos de los tratantes, porque les prometen cielo, mar y tierra y cuando se dan cuenta, ya las están trasladando a Costa Rica para prostituirlas.