•  |
  •  |
  • END

Constantemente la gente y transportistas denuncian el mal estado de las calles y las llamadas pistas capitalinas, y lo difícil que es transitar por ellas. “Las calles son del pueblo”, pero....

En zona sureste de Managua existen barrios populosos, que en común usan el camino hacia Sabana Grande, pista ancha, además ruta accesible al Mercado de Mayoreo, zonas industriales, recorridos departamentales, rutas urbanas, transporte internacional, área aduanal fiscal, circunvalación y otros accesos.

En la entrada a Villa Libertad, antes del mes de mayo y que comenzaran las lluvias, había huecos en el parqueo de buses, dificultad que afectaba a pasajeros y obstaculizaban el tránsito. Con los primeros aguaceros se formó un inmenso charco que anegó andenes, media pista y ensanchó hoyos; la gente debió improvisar la parada y con eso obstaculizando el paso de autos.

Pista reducida a dos carriles

En junio aparecieron unos obreros que achicaron el charco, apilaron adoquines y se fueron; la pista quedó reducida a dos carriles, afectando el tránsito, no solucionaron el problema de usuarios de buses, particularmente estudiantes, en ese sector funcionan colegios, institutos y servicios comunales.

La intención de reparar la vía no avanzó, los adoquines desaparecieron, la dificultad continuó; a los días volvió la cuadrilla, hizo una excavación al centro de la pista, dejando dos pasadizos, pero la parada para pasajeros no fue habilitada. La zanja la extendieron decenas de metros, no concluyeron la obra, limitando a un carril el tránsito.

En esos meses los trabajadores se ausentaban, a los días volvían; después bloquearon la pista, obligando desvíos por calles incómodas que afectaron más al tránsito. Lo curioso es que el obstáculo a tan importante camino lo mantienen por meses y nadie se responsabiliza del problema, que aparentando repararlo llevan más de medio año y no ve solución.

En el Camino de Sabana Grande una cuadrilla anduvo rellenando zanjas y huecos, los vecinos se alegraron porque los problemas tenían como dos años de afectarlos. La reparación fue una ficción, al día siguiente las corrientes arrastraron la arenilla, empeorando el estado de calles en Laureles, Sabana Grande, Villa Libertad, Iván Montenegro, Minsa, Rubenia y vecindades. Ahora el pasaje legendario parece camino carretero.