José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

Un discurso del presidente Daniel Ortega contra países de la Organización de Estados Americanos (OEA) que votaron a favor de Costa Rica en el diferendo limítrofe en torno al Río San Juan de Nicaragua, podría aislar el país en su lucha contra el crimen organizado al lastimarse la confianza y la coordinación entre los gobiernos aludidos y la administración nicaragüense.

Así lo advirtieron ayer varios expertos en un debate realizado en la Universidad Politécnica sobre el derecho nicaragüense a dragar el San Juan.

Según Félix Maradiaga, ex Secretario General del Ministerio de Defensa de Nicaragua, expositor del debate universitario, la postura del presidente Daniel Ortega de renunciar al foro de la OEA y de acusar a países vecinos de aliados del crimen organizado, es un error político de graves dimensiones.

“Quedaríamos sin carta democrática”

“Creo que las afirmaciones del presidente Ortega, donde dijo que Nicaragua debería ir estudiando la posibilidad de salir de ese foro, son declaraciones desafortunadas, serían un error grave considerar esa posibilidad, en tanto ubicaría a Nicaragua en una situación que afectaría la imagen internacional y la confianza de otros organismos hacia nuestro país”, dijo Maradiaga.

Según su criterio, una salida de Nicaragua de ese foro interamericano no sólo aislaría a Nicaragua del concierto de naciones democráticas, sino que también “mataría” las opciones pacíficas de partidos de oposición, sociedad civil, medios de comunicación, organizaciones de derechos humanos y movimientos ciudadanos, de pedir resolución de sus problemas frente al gobierno del presidente Ortega o cualquier otro gobierno.

Además, consideró Maradiaga, y es una de las cosas más preocupantes a nivel latinoamericano según su observación, el país podría quedar aislado a nivel latinoamericano en su combate contra el crimen organizado, luego que el presidente Ortega acusara a países de ambos lados del hemisferio de apoyar a los narcos y favorecer por esa conexión a Costa Rica.

“Demasiada irresponsabilidad”

“Yo no veo ninguna justificación para que el presidente Ortega insulte a países como México, Guatemala, Costa Rica, insinuando que son aliados institucionales del narcotráfico, me parece demasiada irresponsabilidad, sobre todo porque de alguna u otra manera esos países son parte de Centroamérica y vecinos nuestros que coordinan con nuestras fuerzas armadas y policías la lucha contra el crimen organizado”, observó.

A su criterio, posturas políticas como estas crean desconfianzas entre las agencias de seguridad y cuerpos armados de los países del área hacia Nicaragua, lo cual, a su criterio, podría afectar la lucha del Ejército de Nicaragua en el combate al narcotráfico.

“Ningún país del área puede darse el lujo de enfrentar a los narcos por sí mismo, nadie tiene esa capacidad y con posturas ofensivas como las del presidente Ortega, se corre el riesgo de que se trate de aislar a Nicaragua de esa coordinación contra el crimen organizado”, advirtió.

“Sin embargo, siempre tenemos la confianza de que aquellos que son operadores en el terreno, en este caso las fuerzas de seguridad y defensa de los países, tienen ya una relación de trabajo muy bien desarrollada, un protocolo de cooperación ya establecido al margen de las disputas políticas o diplomáticas, y espero que los operadores de esas luchas no se distraigan con los discursos de sus gobernantes y sigan operando coordinadamente”, dijo.

El ex embajador nicaragüense ante la Unión Europea y experto en Derecho Internacional, Róger Guevara Mena, dijo que si no se bajan los tonos de las acusaciones contra terceros países del área que apoyaron a Costa Rica, Nicaragua podría verse afectado en sus relaciones en la lucha contra el narcotráfico.

“Yo creo que la relación, o la coordinación mejor dicho, contra el crimen organizado, se pudiera afectar si algunos de los países envueltos en la crisis, interrumpe su coordinación como respuesta a las acusaciones o acciones del gobierno de Nicaragua”, dijo.

Ojo con el SICA

El ex diplomático se mostró preocupado por una fractura más profunda de la integración centroamericana a partir de la crisis tico-nica.


“En esta crisis que ya se está volviendo centroamericana, no podemos descartar los conceptos de lealtad que nos debemos unos a los otros en el marco de los conceptos de la integración regional y los distintos acuerdos sobre ese tema de cooperación multilateral contra el crimen organizado”, dijo.

Fe en Ejército

El contralmirante en retiro y ex jefe de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, Juan Santiago Estrada, como catedrático universitario en el evento de la Upoli, fue más optimista en cuanto a los riesgos del país, de cara a las coordinaciones internacionales en la lucha contra el crimen organizado.

“Siempre ha habido un intercambio de información e inteligencia, a nivel militar, de naval, de la Policía y de todos los órganos contra el crimen organizado, que ha sido fructífero, ¿cómo irán a quedar ahora? No lo sé, eso lo verían las autoridades de cada país, pero confío y sé que así será, que el Ejército seguirá coordinando, colaborando y combatiendo directamente en nuestro territorio a los narcos y toda forma de crimen organizado”, expresó.

“El narcotráfico es un enemigo común para todos los países del mundo, y tanto las fuerzas armadas de Nicaragua como las fuerzas armadas de otros países se seguirán coordinando mutuamente en contra de este flagelo”, expresó.