•  |
  •  |
  • END

El juez de Distrito Penal de Audiencias de Rivas, Diógenes Dávila, aceptó ayer la acusación en contra de diez hombres y una mujer señalados por el Ministerio Público, de pertenecer a una supuesta célula de crimen organizado dedicada a trasladar drogas vía acuática y terrestre hacia El Salvador y Guatemala.

La acusación la presentó el fiscal Javier Morazán Chavarría, como miembro de la Unidad Especializada Anticorrupción y Contra El Crimen Organizado, lo cual es llamativo ya que es la primera vez que la fiscalía departamental de Rivas es relegada, pese a que ha estado presente en casos de mayor connotación.

A los acusados el juez los mandó a prisión preventiva y se programó la audiencia inicial para el primero de diciembre a las 8 de la mañana.

Por los delitos de crimen organizado, transporte de drogas en la modalidad internacional y lavado de dinero bienes y activos, se acusó a Manuel Antonio Ponce Espinoza, conocido por sus iníciales como MAPE, y el cual, según la Policía, es el cabecilla de la estructura integrada por nicaragüenses y estadounidenses radicados en San Juan del Sur y Granada y en la acusación se detalla que su misión era recibir la droga que venía de Costa Rica y trasladarla a El Salvador y Guatemala.

Por los tres delitos antes citados también se acusó a Segundo Rufino Ponce, papá de MAPE; Ronald Danilo Sánchez y la cónyuge de MAPE, y agregaron al hindú con nacionalidad estadounidense, Jasón Zachary Puracal, de 33 años, y por el cual tuvo que intervenir la embajada de Estados Unidos para que pudiese comunicarse con su abogada Thelma Vanegas, ya que la Policía mantuvo incomunicados por más de 48 horas a todos los detenidos, según testimonio de los abogados defensores y los propios reos.

El caso de la mujer

La única mujer que está entre los 11 detenidos es Paulina Monje Camacho, cónyuge de MAPE, y a la cual la señalan de adquirir bienes en Nicaragua y Costa Rica con el dinero de su marido.

En tanto, a Delvin Bolaños Espinoza, José Vicente Lanzas, Manuel Antonio Flores, Omar Antonio Cerda Vílchez, Yáder Hernández Velásquez, Luis Antonio Flores y el ex candidato a alcalde de San Juan del Sur, por Alternativa por el Cambio, Róger Núñez Ponce, fueron acusados por el delito de crimen organizado y trasporte de droga en la modalidad internacional.

¿Colaborador de la Policía?
La acusación fue rechazada por los abogados defensores e incluso la abogada Thelma Vanegas hasta señaló que su cliente el hindú estadounidense Puracal, ha sido un colaborador de la Policía al donarles, equipos de computación y material didáctico como socio mayoritario de la empresa de bienes y raíces Remax, la cual según la Fiscalía era usada para invertir el dinero de MAPE.

Al ser consultado sobre las supuestas donaciones hechas a la Policía, el comisionado mayor y segundo jefe de la Policía de Rivas, Carlos Martínez, negó tales donaciones.

Por su parte, la abogada Esperanza Núñez, consideraba que la acusación no debió aceptarse “porque es una acusación basada en presunciones que no llegan hacer ni indicios e inconsistente y en donde no hay drogas”.

Por su parte, Ponce Espinoza dijo que la Policía y la Fiscalía le van a tener que demostrar cuáles son las famosas propiedades que ha adquirido producto de actividades ilícitas, tras detallar que lo que tiene es la casa en la que nació y una lancha en la que se dedica a la pesca y aseguró que todo lo que dice la acusación es una historia escrita por la Policía.

MAPE a la vez negó ser jefe de una banda narco y dice desconocer a Puracal, con el cual se le vincula en la acusación para lavar el dinero y al final desmintió que su primo Róger Núñez sea uno de sus testaferros, tal y como lo detalla la denuncia y asegura todo es una trama política, para sacar a su primo de la arena política, como candidato a alcalde de los sanjuaneños.

Por su parte, Núñez aseguró que saldrá con su frente en alto y que demostrará que todo es un montaje del partido de gobierno para “presionarme y obligarme a olvidarme de mi postulación como alcalde de San Juan del Sur”.