•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El embajador de la Unión Europea (UE) en Centroamérica, Mendel Goldstein, instó hoy a Nicaragua y Costa Rica a "renovar esfuerzos" para resolver el conflicto fronterizo y evitar poner en riesgo los proyectos de cooperación entre el boque europeo y el istmo.

"Creo que hay que renovar esfuerzos para encontrar una solución" negociada al conflicto, y para eso es necesario que "las partes se reúnan, hablen, dialoguen y encuentren una solución", declaró Goldstein, tras asistir a un acto en el Ministerio de Energía en Managua.

Señaló que para la UE es "muy importante" que el diferendo se resuelva para que una "crisis de esta naturaleza" no se convierta en "un obstáculo para la buena ejecución" de los programas de cooperación europeos con Centroamérica. Afirmó que "el hecho de que la UE no se haya pronunciado" sobre este conflicto, no significa que "no sigamos esto con mucho interés y cierta preocupación".

Agregó que para la UE "no es normal" que la crisis lleve a Nicaragua a retirarse de la Organización de Estados Americanos (OEA) ni que persistan "los ataque verbales" entre ambos gobiernos. "Digamos que no es normal que hayan ataques verbales, que hayan conflictos, que la gente se retire de organizaciones regionales o amenacen con retirarse" por una disputa con un vecino, consideró Goldstein.

Nicaragua y Costa Rica se encuentran enfrascados en un conflicto limítrofe desde hace más de tres semanas, a raíz de los trabajos de dragado que Managua inició en el río San Juan, un caudal que bordea parte de la frontera común y que ha mantenido en discordia a las dos naciones desde el siglo XIX.

La OEA exhortó el viernes a Managua a desalojar a los militares que tiene en la zona del San Juan, lo que irritó a Ortega, que amenazó con retirarse del organismo.