elnuevodiario.com.ni
  •   SAN JOSÉ/COSTA RICA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica trata de estrechar el cerco político sobre Nicaragua al anunciar hoy una nueva misión de la OEA, una consulta de cancilleres y una denuncia internacional por daño ambiental en Isla Calero, la zona de litigio entre ambos países.

El canciller costarricense, René Castro, declaró en una rueda de prensa que se ha confirmado para el próximo viernes la visita de una misión de "expertos en materia de negociación, observación en sitios de conflicto y prevención de conflictos militares" de la Organización de Estados Americanos (OEA). Además, Castro informó que su país solicitará el jueves la convocatoria, para el 29 ó 30 de noviembre, de una reunión de cancilleres de la OEA, a pesar de que Nicaragua ha anunciado que no acudirá a una cita de este tipo y que más bien estudia la posibilidad de retirarse del organismo continental.

Al mismo tiempo, Costa Rica informó hoy que presentó una denuncia formal contra Nicaragua ante la secretaría de la Convención internacional Ramsar, por el daño que ese país está causando a los humedales de la Isla Calero, en el Caribe, donde ambas naciones mantienen su litigio fronterizo. El canciller explicó que San José hizo una "solicitud urgente" para que la Convención Ramsar envíe "una misión de asesoramiento sobre la destrucción de la que está siendo objeto el humedal", que se encuentra bajo protección internacional desde 1996.

Ticos buscan multiplicar sus frentes de defensa
Con estas acciones, San José se propone multiplicar sus frentes de defensa y aumentar la presión internacional sobre Nicaragua para obligar al vecino país a sacar sus tropas de la zona en disputa. Si Managua repliega a sus soldados fuera de Isla Calero, San José ha anunciado su disposición a acceder a que se convoque a un diálogo bilateral para encontrar una solución al problema, en sintonía con la resolución de la OEA adoptada el pasado viernes.

Castro expresó que aún no tiene todos los detalles de la misión del organismo continental ni sabe cuánto tiempo estará en Costa Rica, aunque matizó que el grupo de expertos está buscando "sus propios equipos de movilización aérea" para visitar la zona objeto de disputa y comprobar la presencia de militares.

Costa Rica y Nicaragua se encuentran enfrentados desde el pasado 21 de octubre, cuando San José denunció que Managua vertía en su territorio, en la Isla Calero, los sedimentos del dragado del río San Juan, asunto que Managua niega. Posteriormente, San José denunció la invasión por parte de tropas nicaragüenses de un paraje de esa zona que reclama como propio, pero Ortega asegura que los soldados se mantienen en su territorio combatiendo al narcotráfico.

El jefe de la diplomacia costarricense argumentó que su país acude también a Ramsar, pues "mientras la diplomacia actúa y los organismos hablan (...) el mundo debe tomar nota de la destrucción de un humedal de importancia internacional".

Isla Calero forma parte del Refugio de vida silvestre Barra del Colorado, un sitio objeto de protección por la Convención Ramsar y que también es parte del Corredor Biológico Mesoamericano.

Nicaragua realiza un dragado en el fronterizo río San Juan, de su soberanía, y pretende además abrir un canal entre la laguna Los Portillos y dicho río, atravesando tres kilómetros de tierra en Isla Calero.

El geólogo y sedimentólogo Allan Astorga detalló que si Nicaragua abre ese canal, los ecosistemas de esos humedales, ubicados en el extremo norte del Caribe costarricense, sufrirán graves daños. "Hablamos de un proceso erosivo rápido. La sedimentación hará una salida al mar a la altura de Punta Castilla y será una cadena de impacto grande", que afectaría no solo a Barra del Colorado sino también al Parque Nacional Tortuguero, uno de los más importantes de Costa Rica, manifestó.