•   SAN CARLOS/RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |
  • END

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, fundamentó las pretensiones expansionistas de Costa Rica en nuestro país, mostrando muchas evidencias que se manifiestan en compra de propiedades nicas e inscritas en el país vecino.

Producto de esto hay despale, cacería ilegal, contaminación, incursión y aprovechamiento de la Reserva Indio Maíz, el succionamiento de la laguna la Uva, daños al Humedal Los Guatuzos y los recursos hídricos, no sólo en el trayecto del Río San Juan, sino también en la margen sur del lago Cocibolca.

Al expresar la firmeza de defender los derechos soberanos y continuar la limpieza del Río San Juan “como Nicaragua lo estime conveniente”, el jefe militar denunció los discursos y posiciones contradictorios de los funcionarios del país vecino, tendientes a no revelar las verdaderas intenciones expansionistas por cercenar el territorio nica, a la vez que desenmascaró falsedades publicadas en medios de comunicación ticos.

En ese sentido, el General de Ejército partió de la Isla Calero, donde realizan la operación contra el narcotráfico y el crimen organizado. Ese lugar nicaragüense, que según Costa Rica es propiedad de la familia Reyes, “no es más que objeto de una concesión a nombre de Juan Alberto Álvarez Núñez, de nacionalidad costarricense, así está demostrado en el permiso de uso emitido por el Ministerio del Ambiente y Energía, Minae, en 2006.

Acciones anexionistas

A juicio del jefe militar, el tema de la incursión no es más que parte de la estrategia de Costa Rica dirigida a mantener la idea de utilidad para actuar en beneficio de su acción expansionista.

Entre las acciones anexionistas, Avilés recordó cuando en 2008, desde territorio costarricense abrieron canales para succionar la laguna La Uva y desviar el río Niño. Precisó que de 100 hectáreas llego a medir tres; “la rápida intervención de nuestras autoridades para frenar los canales permitió que no nos siguieran destrozando los humedades”.

Cuando se produjo ese hecho, en un recorrido realizado por esta corresponsal en el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, presenciamos cacería ilegal por parte de ticos; los cuajipales muertos estaban a la vista, además, se apreció el corte ilegal de madera con un intención de doble propósito, pues el tronco quedó en territorio nica y los palos “al otro lado”, asimismo, incendios forestales y contrabando de ganado.

Aunque el jefe militar no lo mencionó, esta periodista constató que dragas ticas fueron introducidas en 2006 por el río Guacalito, y lograron limpiar unos seis metros sobre el río en territorio nica, hecho que fue detenido por el Ejercito al expulsar la draga y sus operarios de ese territorio.