•  |
  •  |
  • END

Familiares de los 11 detenidos en Rivas bajo acusaciones de ser parte de una red del narcotráfico, denunciaron en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, que sin ninguna notificación las autoridades policiales los trasladaron a Managua, que los han golpeado y ni a los abogados les han permitido verlos.

La licenciada Johana Auxiliadora Fonseca González, defensora técnica de Paulina Monje, dijo que familiares de su representada y de los otros detenidos, fueron trasladados sin ningún aviso hacia la Dirección de Auxilio Judicial, en Managua, esto según les dijeron las autoridades de Rivas a donde llegaron en busca de sus familiares.

Sin embargo, la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, en horas de la tarde dijo no conocer de ningún traslado de los detenidos por el caso mencionado.

Mientras tanto, los padres, madres, hijos y demás familiares evidenciaron su preocupación e incertidumbre en que los tienen las autoridades, sin que se les dé una respuesta seria. Por otra parte, mencionaron que se han enterado de supuestas golpizas dadas a los detenidos.

“Manuel Ponce (MAPE) ha sido golpeado y así fue llevado ante el juzgado de audiencia penal en Rivas. Su representante hasta debió pedir que su cliente fuera valorado por el forense por dificultades de la visión, que se supone se debe a un golpe que recibió en el ojo derecho”, dijo la abogada, quien alegó que hasta el momento ninguno de los detenidos ha sido encontrado culpable. “Según el Código Procesal Penal, hay procedimientos para estos casos, pero se han violentado”.

Tamara Hernández, abogada del Cenidh señaló que intentaron conocer del paradero de los detenidos, pero en la DAJ no dieron información al respecto ya que ninguno de los responsables, ni el Segundo Jefe de Auxilio Judicial, Comisionado Marvin Ordóñez, estaban disponibles.

“Continuaremos solicitando la información necesaria y dependiendo de lo obtenido podríamos pedir una valoración de las condiciones y el trato en que se encuentran los detenidos”, expresó Hernández.

María de los Ángeles Espinoza, madre de Ponce, asegura que se han violentado los derechos humanos de sus familiares y exigen que les den acceso a ellos y se respete su seguridad física.

Durante la pasada audiencia, MAPE negó ser jefe de una banda narco, y al igual que su primo, Róger Núñez, alega que todo es un montaje político para afectar a Núñez, el que según sus palabras no es ningún testaferro, ni de él ni de nadie.