•   JESSIE AMPIÉ Y AGENCIAS  |
  •  |
  •  |
  • END

La epidemia del cólera, que había perjudicado solamente a Haití, donde hasta ahora hay un mil 100 muertos y 17 mil personas hospitalizadas, se propagó hacia República Dominicana y Estados Unidos, los que ya registran un caso cada uno.

Mientras los organismos internacionales advierten que de no frenarse rápidamente la enfermedad, traería consecuencias aún más devastadoras para Haití, donde se prevé que fallezcan unas 20 mil personas.

Según el doctor Ciro Ugarte, de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, en Haití, la enfermedad podría afectar a 200,000 personas y provocar hasta 10,000 muertos en los próximos 6 ó 12 meses, si no mejora la intervención para combatir la epidemia, aunque despachos de agencias internacionales reportaron estimaciones de llegar hasta los 20 mil muertos en la isla.

Trascendió fronteras

La enfermedad ya trascendió fronteras y la alerta es mayor. En Estados Unidos el primer caso positivo se reportó en el estado de la Florida, donde la afectada es una mujer que recientemente viajó a Haití a visitar a unos familiares. Así lo señaló Rob Hayes, portavoz del Ministerio de Salud del estado sureño.

"Tenemos confirmado por un laboratorio que se trata de la cepa que ataca en Haití", afirmó Hayes, quien agregó que la paciente, cuya identidad no reveló, permanece internada; "fue tratada y evoluciona bien".

Además, se confirmó un caso positivo en República Dominicana, detectado el pasado martes, pero fue dado a conocer hasta ayer. El enfermo es un haitiano de 32 años, hospitalizado en Higuey, una comunidad ubicada a 140 kilómetros al este de Santo Domingo, según un comunicado oficial del Ministerio de Salud dominicano.

Ante esta situación, el presidente dominicano, Leonel Fernández, se reunió ayer con su gabinete y acordó reforzar las medidas en la frontera con Haití. Ambos países comparten la isla La Hispaniola, y tienen una transitada frontera de 376 kilómetros.

Honduras en alerta

"Estamos muy alertas a la posibilidad de cualquier brote de cólera en Honduras, aunque está muy remoto que suceda", declaró a los periodistas Arturo Bendaña, ministro de Salud del vecino país, tras conocerse la confirmación ayer del primer caso de la enfermedad en República Dominicana.

"Sin embargo, en Haití ha provocado bastantes muertes, bastante calamidad sanitaria, y hemos tomado las precauciones, sobre todo en los sitios aeroportuarios, en los ingresos al país provenientes de ese país caribeño", agregó.

Bendaña indicó que en los casos de viajeros procedentes de Haití, se les mantendrá "con vigilancia estricta ante cualquier posibilidad de síntomas que presenten, como diarrea, dolores abdominales y deshidratación severa".

El funcionario alertó a la población hondureña para que guarde las medidas de higiene necesarias en la preparación de los alimentos, entre otras acciones preventivas ante el cólera, que tuvo un fuerte brote en Honduras en 1991 y una incidencia menor en años posteriores.

Nicaragua propensa y autoridades guardan silencio

La especialista en Salud Pública, Marielyz Rodríguez, explicó que debido a que en Nicaragua ya se presentó una epidemia, las personas aprendieron a utilizar el cloro para el agua de consumo y ya hay una práctica cotidiana.

“Pero con las fuertes lluvias los pozos se contaminaron, los cultivos también, y si cerca de nuestro país hay una nación donde se declaró una epidemia, es posible que por la gran cantidad de movilidad de la población, llegue una persona enferma o portador sano e inicie la cadena de transmisión de la enfermedad”, afirmó la especialista.

Agregó que hay que tomar en cuenta que ya han pasado más de 15 años desde la última epidemia y que hay cambios demográficos, tales como el crecimiento de la población urbana, la marginalidad de los asentamientos y los problemas de abastecimiento de agua, y que las autoridades de Salud no han aumentado la cantidad de personal capacitado para atender cualquier emergencia.

A esto, Rodríguez agregó otro problema, que es el cambio en la estructura de edades, porque aseguró que un aumento del número de ciudadanos que viven de la basura que recogen, se exponen a diversas enfermedades, entre ellas el cólera.

"Es cierto que con la medicación que se está administrando para la leptospirosis, también se está protegiendo de la bacteria del cólera, pero todo es posible”, aseguró al especialista.

END trató de comunicarse en reiteradas ocasiones con autoridades del Silais y del Minsa, pero la vocera cortó la llamada, y el director de Epidemiología adujo estar en una reunión, por lo que no podía hablar.