Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Los vendedores ambulantes de loras, pericos, chocoyos o cualquier otra especie exótica o en vías de extinción podrían desparecer de las calles y semáforos de la capital, una vez que entre en vigor la Ley para la Protección y Bienestar de Animales Domésticos y Animales Silvestres Domesticados, pues el inciso b) del artículo 66 establece como infracción grave “la captura, comercio, venta pública y exportación de animales categorizados como especies exóticas, endémicas, amenazadas o en peligro de extinción, para usarlos como animales domésticos, mascotas, recreación, turismo o alimentación”.

Esta “infracción grave” conlleva, además del decomiso del animal en cuestión, una sanción pecuniaria equivalente de 500 a 1,000 días/multa y, adicionalmente, el hecho de que a la persona que se le aplique la sanción no podrá tener bajo su tutela ningún tipo de animal por un período de dos años.

En el caso de las “infracciones muy graves”, la sanción pecuniaria va de los 1,000 a los 3,000 días/multa, así como la prohibición de tener animales por un período de cinco años.

Estas disposiciones no han sido aprobadas aún por los diputados, pues el miércoles, sólo aprobaron los primeros 41 artículos de la nueva y controversial legislación que pretende proteger y lograr el mayor bienestar a los animales domésticos y silvestres domesticados.

“Para aquellos casos en los que por primera vez se maltrate a algún animal sin dejar huella o secuela, se procederá a la amonestación por escrita al infractor. En caso de reincidencia, la autoridad competente procederá a decomisar el animal y abrirá causa penal previa notificación al infractor”, se lee en el párrafo segundo del artículo 68 de la ley.

Los infractores

Según el artículo 65 de la legislación, “se considerará como infractor toda persona o autoridad que por hecho, acto u omisión directa, intencional o imprudencia, conduzcan directa o indirectamente a alguien a infringir ó violar las disposiciones de la presente ley, su reglamento y demás ordenamientos jurídicos aplicables”.

“Cuando la infracción corresponda a varias personas en conjunto, estas responderán de manera solidaria por las sanciones que se impongan. En el caso de las personas jurídicas serán responsables quienes ocupen la administración al momento de cometerse la infracción”, agrega el texto del mismo artículo 65.

Infracciones para casos más graves
Art. 66 Sin perjuicio de las prohibiciones contenidas en la presente Ley, las infracciones se establecen como:

Muy graves:
a) Maltratar y no proporcionar la alimentación adecuada y los cuidados higiénicos sanitarios a los animales.

b) Abandonar a los animales en la vía pública o en propiedades de particulares.

c) Abandonar o dejar suelto a un animal potencialmente peligroso de cualquier especie o no haber adoptado las medidas necesarias para evitar su escape o extravío.

d) Tener animales potencialmente peligrosos sin la debida autorización. 
e) Vender o transmitir por cualquier título un animal potencialmente peligroso a quien carezca del permiso respectivo. 
f) El adiestramiento de animales domésticos y animales silvestres domesticados, dirigido exclusivamente a acrecentar y reforzar su agresividad.

g) El uso de animales, como instrumento de ataque o para prácticas de tiro al blanco.

h) Las prácticas y experimentación de vivisección en animales vivos, con fines docentes o didácticos en los diferentes niveles de enseñanza.

i) Vejar a un animal, ordenarlo o permitirlo, causando lesiones que provoquen enfermedad mental o corporal, pérdidas de miembros o funciones o peligro inminente de perder la vida.

j) Practicar la zoofilia.k) Realizar intervenciones quirúrgicas en animales, sin poseer título de medicina veterinaria o los conocimientos técnicos necesarios.

l) Poseer animales protegidos por Ley o Convenio Internacional sin la debida autorización.

m) No cumplir con las medidas de seguridad impuestas por la autoridad competente.