•  |
  •  |
  • END

En un estudio realizado por organismos que protegen los derechos de las mujeres dedicadas “al oficio más antiguo del mundo”, el 95% afirma que les gustaría abandonar esa actividad a cambio de una adecuada forma de ganarse la vida para velar por sus hijos y aspirar a un mejor futuro.

Durante el Tercer Encuentro Nacional de Mujeres Trabajadoras del Sexo, el cual se realizó con la participación de mujeres representantes de Matagalpa, Jinotega, León, Managua y Estelí, se reflexionó también sobre los derechos de este sector y otros temas.

Mercedes Toruño, de la Asociación “Mery Barreda”, en León, dijo que el objetivo es fortalecer los niveles de organización de las trabajadoras del sexo, quienes han iniciado el proceso de formación de una Red Nacional en reclamo de sus derechos humanos ante la sociedad.

“Hemos reflexionado juntas el cumplimiento de sus derechos como mujeres y construir sus demandas al Estado y a la sociedad, incluyendo a las comunidades y a las iglesias. Este es otro momento de reflexión, esta vez para analizar los logros y avances en las metas planteadas”, indicó la señora Toruño.

Entre las demandas a la sociedad y las autoridades, plantean que la Policía haga caso a sus denuncias y les den credibilidad. A la Iglesia le recuerdan que todos son hijos de Dios y dejen de discriminarlas.

Al Ministerio de la Familia que no les quiten a sus hijos por el simple hecho de que ellas ejercen lo que califican de “trabajo sexual”; al Ministerio de Educación que les permitan planes de capacitación para logar superarse en la vida; a la sociedad que no las siga censurando y juzgando; a los jueces les exigen castigo para los asesinos de mujeres y para quienes abusan física y sexualmente de la niñez y adolescencia.

Asimismo, demandan que el gobierno les ayude a conseguir vivienda. Incluso, llegaron a cuestionar a los medios de comunicación, al exhortar a que “sean más objetivos” al brindar información que las involucra.

Labor de Samaritanas

María Lourdes Tijerino, coordinadora del proyecto integral a mujeres en trabajo sexual y en violencia sexual, de la organización Samaritanas, alega que ellas además de darles atención también las acompañan en el reclamo de sus reivindicaciones sociales.

“Somos una organización cristiana y desde ahí queremos dar la buena nueva de Jesús que no es sólo hablar de la Biblia, sino también hacer práctico ese evangelio y hacer práctica la Biblia estando con las poblaciones más vulnerables, en este caso las mujeres en situación de prostitución”, expresó Tijerino, mencionando que son de inclinación católica, bajo la teología liberadora en coherencia entre la teoría y la práctica.

La procuradora de la mujer, Débora Grandison, dijo que su presencia es parte del convenio firmado el año pasado con las trabajadoras sexuales, desde un apoyo a la capacitación en sus derechos humanos, y en tanto al acompañamiento de las demandas de las mujeres frente a la actuación de los funcionarios públicos, en el caso de sus derechos y los de sus familias.

La actividad fue promovida por Xilonem de Estelí, Colectivo de Mujeres de Matagalpa, Samaritanas --de las Comunidades Eclesiales de Base de Managua, Centro de Mujeres—Masaya, y el “Mery Barreda”.